Comprar por internet es malo para la salud

Compras internet

Se estima que el 43% de la población española hizo al menos una compra en 2018 por internet. Esto no sitúa nuestro país entre los más ciber-compradores en el ranking mundial. A la cabeza se sitúan los daneses y los ingleses, con hasta un 75% de la población compradora en la web. Pero en España avanzamos más rápidamente a ocupar posiciones de la zona alta. Y portales como Alibaba o Amazon están entre las empresas de mayor valor del mundo.

Las ventajas son innumerables: no se hace cola, compramos desde el sofá en el momento que más nos conviene, nos lo llevan a casa y la posible devolución de la compra, de haberla, nos la recogen en casa y la abonan en nuestra tarjeta. Esto hace que la tendencia a aumentar sea absolutamente imparable.

Tiene un primer lado malo, que radica precisamente en la facilidad con que se efectúa la compra: es más fácil gastar más dinero.

Y tiene un segundo lado nocivo, que es el que nos ocupa. La compra sistemática por internet puede tener consecuencias perniciosas para la salud. Un estudio efectuado por la Chartered Society of Psysiotherapy (CSP) advierte de que cada vez cargamos menos bolsas de la compra, lo que inevitablemente generará una pérdida progresiva de las fuerzas, lo que a su vez aumentará el riesgo de caídas.

La investigación muestra que alrededor del 25% de los participantes en el estudio no hacía ningún ejercicio “de fuerza”, o sea destinado a fortalecer o siquiera a mantener las fuerzas actuales. Esto tiene dos causas, según el estudio: una, la falta de voluntad de hacerlo y dos, la ignorancia sobre cómo hacerlo.

Todos deberíamos hacer, según nos dice la Organización Mundial de la Salud (OMS) ejercicios destinados a fortalecer los grandes grupos de músculos, al menos dos o tres veces por semana y con independencia de la edad. Además de ejercicios adecuados y destinados específicamente a ello, además de yoga y Pilates… esto puede incluir cargar las bolsas de la compra.

La investigación se centró en personas de 65 o más años, pero los fisioterapeutas y expertos en ejercicio subrayan la importancia de mantenerse fuerte con la edad. Estar fuerte es crucial para la salud. El entrenamiento de fuerza tiene grandes beneficios para el cuerpo, incluyendo la mejora del tono muscular, la ayuda a la hora de adelgazar, incrementar la densidad ósea, mitigar los dolores articulares y permitiendo, en suma, estar más sano y en forma. Además mejora las habilidades para las tareas diarias, como levantar cosas pesadas o simplemente pasar la aspiradora.

Adicionalmente, ayuda a prevenir la osteopenia. Es más, una reciente revisión, llevada a cabo en el Monash Medical Centre, en Clayton, Australia, prescribe el ejercicio para prevenir y tratar la osteoporosis.

¿Qué cuáles son los ejercicios destinados a fortalecer los músculos? Bueno, tan sencillos como levantar diez veces seguidas una silla, hacer algún trabajo de jardinería o… ¡cargar las bolsas de la compra!