Cómo se puede calmar la tos

Jarabe para la tos

Ya ha pasado la temporada de las gripes y los catarros, pero llega la de las alergias y con ella las toses. Toser sin parar puede ser un fastidio, sea por la causa que sea. Lo cierto es que hay muchos medicamentos para paliar la tos, y la recomendación obvia es que vayas a la farmacia y hables con tu farmacéutico, que sabrá recomendarte es adecuado para tu tipo de tos. Porque hay, básicamente, dos tipos de toses.

Dos tipos de tos

En esencia, la tos es un mecanismo del cuerpo que con ella se intenta librar de algo extraño. Hay dos fundamentales:

  • La tos seca, que está causada por una irritación de las vías aéreas, o de la garganta.
  • La tos húmeda o productiva, que se produce por un exceso de moco en los pulmones.

Cómo librarse de una tos seca

El proceso se inicia normalmente con una sensación extraña en la parte trasera de la garganta, un cosquilleo que normalmente no produce ninguna clase de moco. Acaban por producir una irritación muy molesta en la garganta y, finalmente, si es persistente, cansancio, sobre todo si interfiere en el sueño.

Puede deberse a un goteo post-nasal, el goteo del moco por la parte posterior de la nariz hacia la garganta. Puede desencadenarse así el ataque de tos, que suele ser peor si estás acostado.

Se puede tratar con un medicamento supresor, como focoldina o dextrometorfano. Ambos fármacos actúan sobre el cerebro, inhibiendo el reflejo que produce la tos.

Cómo librarse de una tos productiva

Si se acumula moco en los pulmones, llega un momento en que estos reaccionan, tratando de expulsarlo al exterior.

Se trata con los llamados mucolíticos, o expectorantes, que ayudan a romper y liberar ese exceso, reduciendo, mediante la tos, el riesgo de que se siga acumulando. Contienen normalmente unos principios que se llaman guaifenesina, ipecacuana y escila. Se toman con algo de agua templada y ayudan a licuar el moco.

Resumiendo: cómo aliviar la tos

Varias investigaciones apuntan a que, dado que es un reflejo del organismo, no es necesario determinar si se trata de tos seca o productiva, y el tratamiento debe centrarse en la forma de aliviarla, junto con sus síntomas asociados.

Un jarabe o unas píldoras antitusígenas revestirán la garganta y tendrán un efecto calmante. De nuevo, debe ser el farmacéutico (o tu médico, claro) quien determine cuál es el más adecuado para ti.

Algunos consejos útiles

Con independencia del tipo de tos que tengas, los efectos de la tos pueden acabar
Independientemente del tipo de tos que tengas, sus efectos pueden causar agotamiento, irritación de garganta y malestar. No olvides que el mejor remedio es el descanso, pero te sugerimos que pruebes lo siguiente:

  • Descansa: el cuerpo necesita estar fuerte para centrarse en la lucha contra cualquier tipo de virus que puedas tener.
  • Bebe mucho. Lo ideal es agua templada, con unas gotas de limón y una cucharada de miel. Esto tiene efectos calmantes.
  • Haz vahos, por ejemplo con esencia de eucalipto, que se venda en las farmacias y ayudarán a limpiar las vías aéreas y a licuar el moco.
  • Haz gárgaras de agua templada con sal. Limpiarán la parte trasera de la garganta.
  • Usa alguna pastilla, chupándola como si fuera un caramelo, lo que mantendrá la garganta “lubricada”.
  • Los suplementos con vitamina C y zinc, o con hierbas como la equinácea fortalecerán el sistema inmunitario.