Los beneficios de donar sangre

Mujer donando sangre

Cada día se realizan 6.000 transfusiones de sangre en España. Donar sangre es donar vida a otras personas que la necesitan y, aunque es un acto de generosidad altruista, los beneficios que aporta no son únicamente para los pacientes que se benefician de la donación: donar sangre también tiene beneficios para la salud del donante.

Nos ofrece información sobre nuestro estado de salud

Cuando acudimos a un centro de donación, el primer paso para valorar que cumplimos los requisitos es rellenar un cuestionario orientado a detectar cualquier posible factor de riesgo. Son preguntas sencillas y claras, que vienen determinadas por ley, y su objetivo es velar por la seguridad del donante y del futuro receptor. En este sentido también se hace una entrevista médica y un hemograma para comprobar el nivel de glóbulos rojos, de plaquetas y determinar el grupo sanguíneo. También se mide la presión arterial del donante, por lo que se considera un pequeño chequeo médico.

Ésto puede ayudar a detectar de forma precoz algunas enfermedades y si hay infección por hepatitis B o C, VIH, sífilis…

Equilibra los niveles de hierro en el organismo

El 70% del hierro del organismo se encuentra en la hemoglobina, que transporta el oxígeno a los diferentes tejidos. Por este motivo es un elemento esencial para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo, i en caso de la falta de este elemento podemos tener anemia. Sin embargo, si el hierro se acumula en exceso puede ocasionar un daño oxidativo, que es el principal responsable del envejecimiento prematuro, de los ataques al corazón y de los derrames cerebrales (acelera la oxidación del colesterol, lesiona las paredes arteriales y espesa la sangre). Y según un estudio publicado en el “Journal of the National Cancer Institute”, el exceso de hierro que incrementa el daño que producen los radicales libres en el organismo se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer.

Por cada unidad de sangre que nos extraen perdemos aproximadamente un cuarto de gramo de hierro. Por tanto, ser donante puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, algo que es especialmente beneficioso en las mujeres pre-menopáusicas, y también podría disminuir el riesgo de padecer cáncer.

Mejora el flujo sanguíneo

La exposición diaria a agentes nocivos como el tabaco, la contaminación ambiental, el estrés o el exceso de azúcar repercute en la coagulación de la sangre, la hace más espesa y dificulta su circulación. Esta hipercoagulación es perjudicial para los vasos sanguíneos, ya que incrementa el riesgo de que se rompan. La donación regular ayuda a regenerar la sangre, que se forma limpia, lo que ayuda a preservar los vasos sanguíneos y a mejorar la circulación.

Aumenta la esperanza de vida

Aunque se basa más en aspectos psicológicos y sociales que médicos, el hecho de contribuir en causas solidarias de forma altruista mejora la percepción de nosotros mismos y nos hace sentir mejor, lo que alarga nuestra calidad y esperanza de vida. Donar sangre puede ayudar a salvar hasta tres vidas si se separan sus componentes (glóbulos rojos, plasma y plaquetas), lo que supone una gran satisfacción para el donante, y puede llegar a aumentar su esperanza de vida hasta en cuatro años.

Bolsa de donación de sangre

¿Qué requisitos se deben cumplir para donar sangre y cada cuánto puede hacerse?

Para donar sangre se deben cumplir algunos requisitos sencillos y contar con la aprobación del médico, que hará una valoración a partir del cuestionario que ha rellenado previamente el donante:

  • Tener entre 18 y 65 años. De forma excepcional, los mayores de 60 años que donan por primera vez y los mayores de 65 pueden donar sangre con un permiso expreso de su médico.
  • Pesar más de 50 kilos. La cantidad de sangre extraída no debe superar el 13% del volumen sanguíneo, calculado según el peso corporal de la persona. Como las bolsas de sangre utilizadas contienen 450cc., con un peso inferior a 50 kilos se supera el porcentaje de sangre recomendado para la extracción, ya que se puede producir anemia.
  • La presión arterial y el pulso deben estar dentro de los límites adecuados en el momento de la extracción.
  • Se debe acudir en ayunas a la extracción.
  • Se debe cumplir un intervalo mínimo de dos meses entre donaciones de sangre. Los hombres pueden donar como máximo de cuatro veces al año y las mujeres un máximo de tres (por la pérdida que ya se sufre durante los periodos de menstruación).