Cuidados durante el embarazo

Recibir los cuidados adecuados antes, durante y después del embarazo, es fundamental para que la mujer y el futuro bebé se encuentren bien y la gestación llegue a término en buenas condiciones. La Dra. Natalia García Montaner, especialista en ginecología del Centro Médico Mútua General de Catalunya, nos habla de este periodo tan importante en la vida de la mujer.

¿Por qué es conveniente una consulta médica previa cuando la mujer quiere quedarse embarazada? Es importante conocer el estado general de la mujer cuando quiere quedarse embarazada para comprobar que no existe ningún problema previo: si tiene alguna enfermedad, ver cómo puede afectarla, o incluso detectar algún problema que no sabe que existe. De este modo, podemos hacer una valoración de su estado general, prepararla y, si es necesario, recomendar una suplementación con vitaminas para aumentar la probabilidad de quedarse embarazada y que la gestación se desarrolle con mejores garantías.

¿Qué cambios tiene la mujer durante la gestación? El organismo de la mujer sufre muchos cambios durante el embarazo desde el punto de vista hormonal, metabólico e incluso mecánico: dolores de espalda, cambios en el volumen corporal, en los pechos, retención de líquidos en las piernas, náuseas y vómitos, cambios en la piel, alteraciones del sueño y del humor… Por ésto es muy importante guiarla, ya que podemos incidir con algunas medidas para que se encuentre mejor y para que el embarazo llegue a término en buenas condiciones.

¿Qué pruebas médicas se realizan durante el embarazo? Hay toda una serie de pruebas clínicas que tienen la finalidad de que la mujer se encuentre en buen estado general y que el feto crezca también correctamente. Se valora, con una periodicidad mensual aproximadamente, cómo está la salud de la mujer y el crecimiento del feto, su evolución de peso, la tensión arterial…

Es muy importante, sobre todo, el seguimiento ecográfico para comprobar que no haya ninguna malformación fetal y para asegurarnos de que el feto está creciendo a un ritmo adecuado. Por este motivo se realiza una ecografía cada trimestre.

Además, hay toda una serie de analíticas que se piden durante el embarazo para asegurarnos de que todo va correctamente: de sangre y de orina, para detectar intolerancias, analíticas de coagulación y cultivo vaginal.

¿Qué recomendaciones generales se deben seguir sobre hábitos saludables? Es importante un control del peso durante el embarazo, ya que un aumento excesivo puede dificultar el parto y aumentar el riesgo de enfermedades, como la diabetes gestacional y la preeclampsia, así como dificultar la recuperación del peso normal tras el parto.

También es importante que la embarazada siga una dieta correcta y equilibrada, con el aporte suficiente de nutrientes entre los diferentes grupos de alimentos, que incluya proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y minerales. Debe evitar el consumo de tóxicos, como el alcohol y el tabaco, y practicar actividad física, si no hay contraindicación médica, para mantenerse en forma y controlar el peso, sobre todo de cara al parto. Son muy recomendables los paseos diarios de al menos 30 minutos, evitando siempre el calzado con tacón, y actividades que no impliquen riesgo, como nadar, para activar la circulación, disminuir la frecuencia cardiaca en reposo, la presión arterial y evitar la acumulación de grasas.

¿Qué síntomas de alerta pueden indicar que existe algún riesgo? Aunque lo más habitual es que el embarazo transcurra sin complicaciones, hay cosas que se deben vigilar. Sobre todo, durante el primer trimestre, que no se produzcan pérdidas de sangre. Y a lo largo de todo el embarazo hay que comprobar que no aumente la tensión arterial y controlar los edemas, porque muchas veces es normal que se hinchen los tobillos hacia el final del embarazo, pero a veces puede ser patológico y un signo de preeclampsia. También debemos ponernos en alerta si hay fiebre alta durante varios días, si se producen dolores de cabeza de forma habitual o si hay dolor, molestias o sangre al orinar, ya que podría deberse a una infección de orina. Otros signos de alerta pueden ser dolores abdominales intensos o calambres y, por supuesto, las hemorragias vaginales.

Todos éstos son motivos de alerta que la embarazada debe explicarle a su médico para valorar si son importantes o son síntomas del propio del embarazo.