¿Cómo afecta el tabaco a los pulmones?

Fumar daña las vías respiratorias y, a largo plazo, se puede desarrollar una enfermedad respiratoria crónica que nos lleve a la muerte. El Dr. Xavier Tarrago, especialista en neumología del Centro Médico Mútua General de Catalunya, nos habla sobre los graves efectos que el tabaco causa en los pulmones.

¿Por qué el tabaco afecta particularmente a los pulmones? Porque el hecho de fumar se practica a través de la vía aérea, que comprende desde la lengua hasta los pulmones. Las sustancias de la combustión del tabaco pasan de la boca a la faringe, la laringe, y finalmente terminan en los alvéolos pulmonares, donde tiene lugar el intercambio gaseoso entre el aire inspirado y la sangre. De este modo, aunque los cánceres relacionados con el tabaco no sólo afectan a la vía aérea, suelen desarrollarse en la lengua, en la parte superior de la faringe (cavum), la laringe y el pulmón.

¿Qué consecuencias tiene el tabaco a corto y a largo plazo? El monóxido de carbono del tabaco pasa a la sangre a través de los pulmones y causa daños en el sistema vascular y en el respiratorio, lo que dificulta el transporte de oxígeno a las células. Por otro lado, la nicotina actúa sobre las áreas del cerebro que regulan las sensaciones placenteras y daña el sistema vascular, de forma que aumenta la frecuencia cardiaca, la viscosidad sanguínea y los niveles de colesterol.

A corto plazo, el tabaco produce dependencia, afecta a la calidad de la piel del rostro, a los dientes, al aliento y el olor corporal y al color de uñas y dedos. A nivel pulmonar, aumentan los catarros, la tos y disminuye el rendimiento deportivo, e incluso puede llegar a afectar al apetito.

A largo plazo el tabaco puede ocasionar básicamente tumores, y no sólo de la vía aérea. Por ejemplo, los de vejiga urinaria son debidos mayoritariamente al hecho de haber fumado. Aunque la consecuencia más importante es la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que es la gran enfermedad causada por el tabaco en la que disminuye la capacidad ventilatoria de los pacientes.

Entonces, ¿tiene sentido dejar de fumar? Dejar de fumar tiene todo el sentido del mundo porque la bronquitis crónica es una enfermedad que destruye el pulmón hasta que se llega a una situación en la que nos falta órgano y capacidad para vivir.

¿Los efectos son reversibles? Los efectos del tabaco, una vez producida la enfermedad respiratoria, no suelen serlo. Una vez que se ha producido daño en el pulmón, raramente revierte completamente, por lo que, si se deja de fumar, el daño queda, aunque la enfermedad no avanza y no se progresa de forma directa hacia la insuficiencia respiratoria crónica, la invalidez y, finalmente, la muerte.

¿Cómo afecta el tabaco al fumador pasivo? El tabaco afecta al fumador pasivo, con un poco de mala suerte, prácticamente igual que si fuera un fumador activo o un fumador activo leve, ya que cuando inhala el humo de un cigarrillo está inhalando los productos de la combustión del tabaco. Por ejemplo, hay profesionales de la restauración que hoy sufren EPOC debido a la inhalación contínua del humo de los clientes al que estaban expuestos cuando se podía fumar en bares y restaurantes.

De todas formas, un fumador, cuando fuma un cigarrillo, está inhalando los productos de la combustión del tabaco. En cambio, el fumador pasivo inhala el humo, que también contiene tóxicos que dañan el pulmón, aunque no en la misma forma y medida que el de los fumadores activos.