¿En qué consiste la técnica Lasik?

refracción

Desde el año 1991 se han realizado más de 28 millones de cirugías Lasik alrededor del mundo, una técnica para corregir los problemas de refracción del ojo de forma rápida, segura e indolora, con el fin de mejorar la visión y reducir la necesidad de usar gafas o lentes de contacto.

Los defectos de refracción

La córnea y el cristalino del ojo deben refractar (inclinar) los rayos de luz de forma adecuada para que las imágenes se enfoquen en la retina y tengamos una visión clara. Si existe una diferencia entre la curvatura de la córnea y la longitud del ojo, la imagen se ve borrosa, lo que se denomina un “error de refracción”. Es entonces cuando aparecen los casos de miopía (visión lejana borrosa), hipermetropía (visión cercana borrosa) y astigmatismo (visión cercana y lejana borrosa), que suelen requerir el uso de gafas o lentes de contacto.

¿Qué es la técnica Lasik?

La técnica Lasik (Laser assisted in Situ Keratomileusis) es un procedimiento ambulatorio de cirugía ocular que se utiliza para tratar los defectos de refracción. El cirujano oftalmólogo utiliza un láser de baja potencia (Excimer) para modificar de manera permanente la curvatura de la córnea, de manera que las imágenes se enfoquen correctamente en la retina y la visión sea nítida. Es una intervención en tres pasos, sencilla, rápida, segura y que no suele causar ningún tipo de molestia en el paciente.

En un primer paso, el cirujano utiliza un instrumento especial (un microqueratomo mecánico automatizado de última generación o un láser femtosegundo) para levantar de la córnea una capa fina de tejido similar a una lente de contacto, denominado flap, y dejar expuesta la zona de la córnea dónde se va a utilizar el láser. Una bisagra en el fap evita que se separe completamente de la córnea y permite que vuelva a su lugar al finalizar el proceso.

En la segunda fase del procedimiento se utiliza el láser Excimer para moldear la parte más gruesa de la córnea (estroma corneal) durante un periodo de tiempo que varía entre 5 y 45 segundos, dependiendo del tipo y de la dimensión de la corrección. Antes de la intervención, el paciente se somete a un examen exhaustivo del que se extraen los datos necesarios para modificar la curvatura de la córnea de forma personalizada, que se transmiten al láser, de manera que éste va vaporizando el tejido necesario de forma controlada.

Es una técnica muy segura, ya que el mecanismo del láser Excimer utiliza un sistema de rastreo del ojo que controla los pequeños movimientos involuntarios, redirigiendo las pulsaciones del láser a las coordenadas que requieren tratamiento, sin dañar los tejidos adyacentes ni generar calor residual.

Por último, se baja y se coloca de nuevo el flap o tejido corneal en su posición inicial, que se vuelve a adherir de forma natural hasta que sana.

La cirugía Lasik es una intervención sencilla. El único anestésico utilizado es un colirio que adormece la superficie del ojo y el procedimiento se lleva a cabo con el paciente despierto, pero se puede administrar algún medicamento relajante. En total, la intervención suele durar 5 minutos por ojo, y se pueden corregir los dos ojos en una misma sesión.

El postoperatorio es sencillo y en la mayoría de las personas la visión mejora inmediatamente, aunque en algunos casos puede tardar algunos días en estabilizarse.

operación oftalmológica

¿Qué condiciones son necesarias para practicar esta cirugía?

Antes de una cirugía Lasik, el cirujano especialista realizará un examen ocular minucioso para asegurar que el paciente es apto para el tratamiento.

Debe ser mayor de edad, aunque es aconsejable utilizar esta técnica a partir de los 20 o 21 años, ya que antes la refracción del ojo no está totalmente estabilizada. También es necesario que el defecto de refracción pueda ser tratado con esta técnica láser y que las características del ojo sean adecuadas (el diámetro de la pupila, el espesor de la córnea o que no existan irregularidades oculares). Por último, la graduación del ojo debe haberse mantenido estable durante, al menos, un año.

La técnica Lasik es una de las más utilizadas para corregir los defectos de refracción y es una de las preferidas por los oftalmólogos debido a que es segura, precisa, poco agresiva y más económica para el paciente, que consigue los resultados esperados de forma inmediata.

¿Sabes que la Mútua te cubre la cirugía de los defectos de refracción?

La Mútua, a diferencia de otras entidades aseguradoras, cubre íntegramente la cirugía de los defectos de la refracción del ojo.

Mútua General de Catalunya pone a disposición de los mutualistas la técnica Lasik. Este método revolucionario permite corregir la mayoría de casos de miopía, hipermetropía y astigmatismo, mediante una intervención indolora, de pocos minutos de duración y gracias a la cual la recuperación visual es muy rápida.

Esta cobertura ofrece a los mutualistas:

  • Cobertura total en centros concertados cuando el defecto refractivo iguala o supera las 5 dioptrías por ojo.
  • Precios franquiciados cuando el defecto refractivo es inferior a 5 dioptrías por ojo.

Solicita información sin compromiso a través del formulario o llamando al teléfono gratuito 93 414 36 00 (24h).