Bailar: una actividad con muchos beneficios en las personas mayores

bailando tangoBailar, además de ser una actividad divertida, tiene múltiples beneficios para la salud. Es un ejercicio aeróbico que mejora la salud cardiovascular y el sistema músculo esquelético. Pero además, la necesidad de recordar rutinas, coreografías y movimientos mantiene el cerebro activo y mejora la coordinación, lo que convierte al baile en una actividad muy recomendada para las personas mayores.

Una revisión de estudios acerca de los beneficios físicos del baile, publicada en la revista Journal of Aging and Physical Activity, concluyó que “los adultos mayores pueden mejorar de manera significativa su capacidad aeróbica, la resistencia, la fuerza y la flexibilidad de su masa muscular, la agilidad y el equilibrio a través del baile”. Además, también puede beneficiar el mineral de los huesos, reducir los riesgos de problemas cardiovasculares y el de caídas.

Beneficios para el corazón

Bailar es un ejercicio aeróbico que tiene efectos positivos en la salud cardiovascular: mejora la circulación sanguínea, controla la presión arterial, aumenta la capacidad pulmonar, ayuda a quemar el exceso de grasa corporal y a controlar los niveles de colesterol y de azúcar en la sangre. Es una de las mejores terapias para tener un corazón sano y fuerte, sobre todo en pacientes con insuficiencia cardiaca, ya que puede mejorar la capacidad funcional y la dilatación del endotelio. Para las personas mayores, el baile es una actividad física segura que se convierte en una muy buena alternativa a otro tipo de ejercicio.

bailes de salón

Mejoras en el sistema músculo-esquelético

Bailar de forma regular fortalece los huesos y tonifica los músculos sin estresar las articulaciones, mejora la flexibilidad y aumenta la resistencia corporal. De este modo, a largo plazo, el baile puede prevenir la osteoporosis y las enfermedades articulares, puede ayudar a corregir malas posturas y aliviar así los dolores de espalda que éstas provocan.

Beneficios también para el cerebro

Bailar requiere practicar y recordar rutinas, coreografías y movimientos con unas secuencias y tiempos determinados, lo que ayuda a desarrollar nuevas conexiones neuronales, sobre todo en regiones cerebrales vinculadas a las funciones ejecutivas, la memoria a largo plazo y el reconocimiento espacial. También requiere improvisación, lo que ayuda a desarrollar la actividad cerebral y a mejorar la coordinación. Un estudio sobre la tercera edad publicado en el New England Journal of Medicine encontró que el baile frecuente ayuda a evitar los efectos del Alzheimer y otras formas de demencia.

pareja mayor bailando

Activa las relaciones sociales y funciona como antidepresivo natural

Bailar es una actividad que implica salir de casa y que suele practicarse de forma grupal o en pareja, lo que promueve de forma positiva las relaciones interpersonales y ayuda a mejorar sentimientos como la timidez o la sensación de aislamiento y depresión que pueden aparecer en muchas personas mayores, sobre todo si viven solas.

Los resultados de bailar son tan positivos que la terapia de movimiento de danza (DMT) se utiliza con frecuencia en psicología y psiquiatría para el tratamiento de la depresión, y no solo en el caso de personas mayores.

En conclusión, bailar es una actividad muy beneficiosa para la salud física y mental de las personas mayores, ya que es divertida y, si se practica de forma adecuada a la condición física, no tiene contraindicaciones y aumenta de forma significativa la calidad de vida.