¿Tomas demasiado azúcar? 7 datos que te darán una pista

azúcar

La mayoría de las cosas que comemos tiene azúcar, desde una salsa de tomate a un refresco. ¿Cuánto azúcar? A veces, cantidades insospechadas. Por seguir con los ejemplos, el popular kétchup es azúcar en un 23% aproximadamente; una lata de refresco de cola puede contener hasta 35 gramos, y una de tónica, 28 gramos. Sorprendente, si tenemos en cuenta que no estamos hablando de bollería industrial, en que las cifras son aún mayores, ni de productos considerados globalmente como “dulces”.

Y la ingesta excesiva de azúcar está creando un enorme problema de salud en todo occidente, hasta el punto de que las autoridades sanitarias lo consideran como una auténtica epidemia. Como muestra, baste saber que según el informe di@bet.es, de 2015, en España hay más de 5 millones de diabéticos y, de ellos, más de dos millones no saben que lo son; todavía.

Tu cuerpo te va a dar algunas pistas de que estás tomando demasiada azúcar. A continuación, te mostramos siete indicios.

1. El cuerpo “te pide” azúcar

¿Sabías que es posible ser adicto al azúcar? Y, como suele suceder con las adicciones, cuanto más tomas, más necesitas. El proceso es muy simple: cuando tomas mucha azúcar, te sientes reconfortado durante un corto período de tiempo, lo que dura “el pico” de azúcar. Pero inmediatamente experimentas una bajada, lo que provoca que tu cuerpo te pida más. Es lo que se ha popularizado como el “mono”.

Si tu cuerpo te pide constantemente algo dulce, no debes pasarlo por alto, porque esa ansiedad puede ser señal de que hay algún problema mayor.

2. Para sentirte satisfecho necesitas más azúcar

Si antes tomabas el café con una cucharadita de azúcar y ahora te parece poco y le pones dos, puedes tener un problema. Tu cuerpo le dice a las papilas gustativas que es poca, que no le parece suficientemente dulce: se ha creado en tu organismo un nivel de tolerancia que exige más cantidad para sentirse satisfecho.

3. Has engordado

Si te has puesto un par de kilos, serás el primero en notar que has engordado y no necesitas que nadie te lo diga. Pero puede haber llegado el momento de averiguar cuánta azúcar tomas al cabo del día.

¿Por qué azúcar? La razón es que el azúcar no contiene proteínas ni fibra, con lo que no produce sensación de saciedad (de “llenado”) y en realidad invita a seguir tomándola: no satisface el hambre, sino que lo acrecienta. Y ni proteínas ni fibra… pero sí muchas calorías. Además, si tomas demasiada el organismo produce más insulina (una hormona que segrega el páncreas), lo que puede conducir a que tu cuerpo genere resistencia a dicha hormona. Y eso no es bueno.

4. Tienes altibajos de ánimo

Hablábamos antes de la súbita disminución del efecto del “pico” de azúcar. Esa bajada suele conllevar un cambio en el estado de ánimo y provocar malhumor. Y, parejo a él puede ir un bajón de la energía, lo que contribuye a empeorar las cosas.
Hay varios estudios que afirman que el exceso de azúcar aumenta el riesgo de depresión, pues eleva el nivel de inflamación del cuerpo: un estudio de 2015 señala que los pacientes de depresión tienen un nivel de inflamación un 30% más elevado de lo normal.

5. Tienes algunos problemas en la piel

Tampoco es bueno para la piel, el azúcar. A algunas personas les provoca un desarreglo hormonal significativo, de carácter general, que puede acabar generando acné, o rosácea. Esto se debe al aumento en la secreción de insulina de que hablábamos antes.

6. Te han aparecido caries dentales

Nuestros padres tenían toda la razón, cuando nos decía, de niños, que no tomáramos demasiados caramelos, chuches o golosinas. Probablemente no sabían los efectos que te estamos comentando, pero sí que eran conscientes de que producían caries dentales, con la inevitable subsiguiente visita al dentista. Un alto precio del abuso de caramelos.

Cuando las bacterias que se alimentan de comida se quedan entre los dientes, se produce ácido, que a su vez provoca las caries. El ácido liberado se combina con la saliva y forma la placa. Y si no se elimina la placa aparecen otros problemas dentales…

7. A menudo te falta energía

Tienes que emprender, en casa o en la oficina, una tarea que no te es demasiado grata y te sientes sin fuerzas para empezar con ella. ¿Cuánta azúcar has puesto en el café o en tu infusión? La energía del cuerpo es más estable cuando el nivel de azúcar lo es también: hablábamos antes de altibajos del estado de ánimo, y es lo mismo pero afectando a la energía del cuerpo. Te irá mejor si limitas el azúcar en el café y tomas, en cambio, un buen desayuno proteico y con fruta.