Invisalign: la revolución de la ortodoncia

La irrupción de la tecnología en nuestras vidas viene transformando la forma en cómo nos comunicamos, cómo consumimos contenidos, cómo nos movilizamos entre muchos otros hábitos. De igual forma lo hace aportando innovación en la odontología.

La estética en la sonrisa es cada vez más exigente y, del mismo modo que la estética en general se encuentra en constante evolución, también lo está en el campo odontológico. La ortodoncia convencional viene rectificando la sonrisa y la mal posición dental desde hace mucho tiempo con resultados altamente satisfactorios y lo seguirá haciendo por mucho tiempo. No obstante, la tecnología y nuevas herramientas han permitido la creación de nuevos sistemas complementarios como es el Invisalign.

Invisalign es un sistema de ortodoncia innovador y cómodo que endereza los dientes mediante alineadores extraíbles prácticamente invisibles. Este sistema es el más apropiado para esos pacientes exigentes con la estética que quieren evitar llevar una aparatología fija de metal o cerámica que interfiera en su vida diaria.

¿En qué consiste Invisalign?

Mediante el uso de tecnología con scaner 3D y un estudio de ortodoncia previo se confirma si el caso a tratar es compatible con esta técnica. En caso afirmativo empieza la planificación del tratamiento de forma virtual. El paciente puede seguir los movimientos que se realizaran durante el tratamiento y la posición final de sus dientes al terminar en un modelo 3D.

Una vez realizado el plan se fabrican las férulas personalizadas que se ajustan cómodamente a los dientes. Las férulas, transparentes y prácticamente imperceptibles, se cambian cada 2 semanas. Mediante pequeños movimientos se consigue mover gradualmente la posición de los dientes. Estos alineadores se quitan para comer y para cepillarse los dientes, pero, para obtener resultados óptimos, el uso ideal recomendado es de 20 horas al día.

El tiempo de tratamiento y la cantidad de alineadores que necesita cada paciente depende de la complejidad de cada caso. Las visitas de revisión se hacen cada 4 semanas como en un tratamiento de ortodoncia convencional donde se revisa que todo vaya correctamente y se entregan los siguientes alineadores.

Una de las ventajas de este técnica es que te permite quitar los alineadores con facilidad. En este sentido el paciente debe ser disciplinado a la hora de elegirla recordando su uso óptimo (20 horas al día) porque, de lo contrario, el tratamiento no obtendrá los resultados satisfactorios planeados.

Dr. Salvador Carreras y  Dr. Shum Prats | Ortodoncistas de Clínica Belodonte.

Concierta vista con nuestros doctores en la web de Clínica Belodonte.