Las niñas y niños de Cataluña dan alas a los más de 188.000 origamis solidarios

La Fundació Mútua General de Catalunya cierra su VI edición de la campaña “1 Origami 1 Euro” con más de 188.000 grullas de papel recogidas que los más pequeños han estado elaborando en las últimas semanas. La voluntad de desconectar por un momento del mundo digital i dedicar un poco de su tiempo a la elaboración de un origami único, ha servido para llevar un deseo de salud y solidaridad a la sociedad.

Con este proyecto la Fundació Mútua General de Catalunya traslada la técnica milenaria del origami a las aulas como símbolo de salud, bienestar, felicidad y prosperidad, en la que el ejercicio de trabajar cada pieza de forma individual se convierte en tiempo que dedicamos a los demás.

En los últimos días los centros educativos inscritos han hecho llegar sus origamis a la Fundació Mútua General de Catalunya, quien se ha encargado del recuento de las grullas de papel y cuyos resultados demuestran una vez más que la implicación de la sociedad catalana no tiene techo:

ORIGAMIS Y ALUMNOS PARTICIPANTES TOTALES “1 ORIGAMI 1 EURO” 2018

Origamis Escoles Nenes i Nens
BARCELONA 122.444 151 61.263
TARAGONA 37.483 43 10.228
LLEIDA 9.919 20 4.558
GIRONA 14.777 15 7.010
ALTRES 3.477 2 370
TOTAL 188.100 231 83.429

La distribución del donativo a las 3 fundaciones destinatarias de este año se hará en función de las preferencias de los centros que han participado. De este modo el proyecto solidario “1 Origami 1 Euro” repartirá el donativo en la siguiente proporción:

  • Fundació La Marató de TV3 dedicada a la investigació contra el càncer (65,19%): 32.593€
  • Fundació Onada (22,63%): 11.318€
  • Fundació Elena Barraquer (12,18%): 6.089€

Esta nueva edición del proyecto “1 Origami 1 Euro” invita a los alumnos a realizar una familia de origamis decorando y pintando una composición de tres piezas de diferentes tamaños en las que escribir un deseo. Los diseños se inspiran en el tradicional mandala, una representación tradicional de la cultura hindú y budista donde los colores abren caminos hacia la reflexión sobre el mundo y sobre uno mismo.

“Durante los últimos días hemos recibido miles i miles de origamis que han hecho las alumnas y alumnos de diferentes centros que han participado. Ver el nivel de implicación de los más pequeños en este proyecto solidario nos emociona año tras año. Aprender a desconectar del mundo digital es necesario y la sencillez de coger un papel y unos colores nos pueden ayudar a volver al entorno terrenal” ha dicho Daniel Redondo, Director General de la Mútua General de Catalunya.

BENEFICIOS DEL MUNDO ORIGAMI

El origami es un arte tradicional de Japón que tiene como uno de sus más nobles atractivos la versatilidad para crear y recrear el mundo tal y como lo concibe el ser humano. Tradicionalmente, regalar grullas de papel se asocia con el hecho de querer desear lo mejor a alguien o sencillamente tener un detalle especial con alguien a quien quieres o que es importante para ti.

Además del elemento solidario del proyecto “1 Origami 1 Euro”, existe también un elemento educativo. La técnica del origami tiene asociadas innumerables competencias educativas, así como aprender valores como la paciencia, la atención, la concentración, la disciplina y la creatividad.

 UNA HISTORIA MILENARIA

‘1 origami 1 euro’ es una idea basada en la historia de la Sadako Sasaki (1943- 1955), una niña japonesa que deseó curarse de su enfermedad, producida por la radiación de la bomba atómica de Hiroshima, haciendo 1.000 grullas de papel. Pensó que su deseo no sólo sería para curarse, sino también para que todo el mundo pudiera vivir en paz y no hubiera más guerras. Sadako no pudo superar la enfermedad y no terminó de hacer todas las grúas (tuvo que parar en la 644), pero sus amigos llegaron a hacer las 1.000 grúas formando un “Senbazuru”, de esta manera se convirtió en un símbolo de paz en todo el mundo. Recogiendo el espíritu de esta historia, la Fundació Mutua General de Catalunya decidió canalizar la iniciativa ‘1 Origami 1 euro‘ con el objetivo detrasladar estos buenos deseos y transformarlos en donaciones  para causas solidarias.

La Fundació Mutua General de Catalunya ha conseguido asociarse con los valores que representan las grúas de papel: solidaridad, esfuerzo y dedicación. Y lo más importante, afianzar su razón de ser: es decir, el fomento de la salud y la prevención de la enfermedad en beneficio de toda la sociedad.