Abusar de los “selfies” puede ser nocivo para la salud mental

Amigas haciéndose un selfie

Hace unos días hablábamos de un trastorno recientemente descrito, definido como la ansiedad o la angustia por no tener cerca, bien cargado y listo, el móvil: la nomofobia. La existencia de este trastorno fue lo que desencadenó la nueva investigación, para determinar si el abuso de los móviles conllevaba nuevos problemas desconocidos hasta entonces.

Y la respuesta es sí, no sólo existe ese trastorno relacionado con los smartphones. Se encontró que hacerse muchas fotos, self-photographs o, popularmente, “selfies” puede causar un perjuicio real en la salud mental, la “selfitis”.

La American, Association of Psychiatry (APA) define la selfitis como “el deseo obsesivo-compulsivo de hacerse fotos y publicarlas como una manera de compensar la falta de autoestima y de llenar un vacío en la intimidad”.

La investigación establece tres diferentes niveles de selfitis:

  • Leve: hacerse uno mismo fotos al menos tres veces diarias, pero sin publicarlas después en las redes.
  • Aguda: Hacerse tres fotos diarias, y publicarlas en las redes sociales.
  • Crónica: Hacerse más de seis fotos diarias y publicarlas.

La investigación

¿Sabes en qué país del mundo hay más usuarios de Facebook? En la India, que cuenta con una población de 1.340 millones, casi tantos como China. Y en la India es donde se llevó a cabo el estudio, sobre 400 voluntarios universitarios. Los científicos usaron una escala de 1 a 5 para evaluar las sentencias que se les proponía: el 1 significaba “en total desacuerdo” y el 5, “totalmente de acuerdo”.

Los voluntarios calificaron aseveraciones como “Compartir los selfies es una sana competencia con mis amigos” y “Me creo más popular cuando los publico en las redes”. Los resultados generaron una escala de selfitis (Selfitis Behaviour Scale) para determinar en qué medida afectaba a quienes se hacían fotos.

Por lo general, mostró el estudio, los afectados por el síndrome tiene falta de confianza en sí mismos y buscan mayor integración en el entorno: mayor presencia, o sea, hacerse más visibles; los síntomas son parecidos a los que generan conductas adictivas.

Evalúa tu propia selfitis

Es muy sencillo. Toma lápiz y papel y apunta el número adecuado a cada una de las 19 afirmaciones siguientes. Como antes decíamos, 1 es “por completo en desacuerdo” y 5, “totalmente de acuerdo”. Suma el total y cuanto más alto sea el número, mayor será tu grado de selfitis.

  1. Disfruto más del entorno haciéndome selfies.
  2. Compartir mis selfies es competir sanamente con mis amigos.
  3. Soy más popular si los comparto en las redes sociales.
  4. Estoy menos estresado si me hago selfies.
  5. Y también me siento más seguro.
  6. Creo que mi popularidad crece si comparto mis selfies.
  7. Me expreso mejor en mi entorno con los selfies.
  8. Creo que los selfies variados me hacen subir de status social.
  9. Me siento más contento haciéndome más selfies.
  10. Me encuentro mejor conmigo mismo.
  11. Mis selfies hacen más sólida la pertenencia a un grupo.
  12. Los selfies son mi mejor recuerdo de cada momento.
  13. Los selfies me ayudan a conseguir más “me gusta” y mayor número de comentarios en las redes.
  14. Mis amigos me aprecian más si publico más selfies.
  15. Me siento bien justo después de hacérmelo.
  16. Hacérmelos y mirarlos yo sólo incrementan mi auto-confianza.
  17. Si no me hago selfies me siento apartado del grupo.
  18. Los selfies son como trofeos que recordaré en el futuro.
  19. Siempre edito mis selfies y me retoco para tener mejor aspecto que mis amigos.