6 cosas que hay que dejar de creer sobre la diabetes tipo 2

Test de glucosa en sangre

Algunas cifras

La estimación del año 2004 del número de diabéticos en España era de 2,5 millones de personas, de las que 1,5 estaban diagnosticadas y el otro millón, aún sin diagnóstico. Se pensaba que en 2025 este número subiría a casi 4 millones.

La realidad es peor. Según el informe Estudio_di@bet.es, en 2015 ya eran 5,3 millones, 3 de ellos diagnosticados y 2,3 millones más de personas que no saben que son diabéticos. Las cifras convierten la diabetes tipo 2 en una auténtica epidemia. Las causas son, fundamentalmente, una mala dieta y sedentarismo, lo que ha propiciado un aumento igualmente alarmante de la obesidad.

Y, sin embargo, la diabetes tipo 2 es poco conocida, y hay varios bulos, mitos y medias verdades que conviene aclarar. Los que siguen a continuación.

1. La 2 no es grave; la diabetes grave es la tipo 1

Ambos tipos de diabetes son enfermedades igualmente serias, que pueden causar problemas muy graves, que pueden hasta acortar la vida. En ambos trastornos, el cuerpo es incapaz de procesar adecuadamente el azúcar.

La diabetes tipo 2 está asociada a otras enfermedades graves, como la enfermedad cardíaca o el accidente cerebro-vascular, el ictus. Ambas causan miles de muertes en España.

2. Sólo los gordos tienen diabetes tipo 2…

También falso, claro. Es cierto que hay más diabéticos entre las personas con sobrepeso, pero el peso no es el único factor. Otras hechos que influyen son la etnia, los antecedentes familiares y la edad (tener más de 45 años). Es clave el estilo de vida, y habría que evitar a toda costa el sedentarismo. Las mujeres que hayan tenido diabetes gestacional tienen un riesgo adicional de padecer diabetes tipo 2.

3. …Y solo quienes toman muchos dulces

Los dulces engordan especialmente, ya es sabido. Por tanto, abusar de ellos supone mayor riesgo de obesidad y, como consecuencia, de diabetes tipo 2. Pero insistimos en que hay otros factores de riesgo: el sedentarismo, los antecedentes familiares y. claro está, el exceso de peso.

4. La diabetes tipo 2 aparece más tarde

Antes esto era así, en efecto; cuando la obesidad infantil no estaba tan extendida, la diabetes tipo 2 solía aparecer a partir de los 45 ó 50 años de edad. Pero con la actual epidemia de obesidad infantil, cada vez se diagnostican más casos de jóvenes con diabetes tipo 2.

5. La diabetes solo es cuestión de azúcar en la sangre

Esto es parcialmente cierto: no sólo afecta al azúcar en sangre. Lo peor es lo que puede venir después, como consecuencia. La diabetes tipo 2 puede provocar:

  • Daños en la vista, llegando incluso a provocar ceguera.
  • Problemas serios de riñón (nefropatía diabética).
  • Daños en terminaciones nerviosas (neuropatía diabética) que puede provocar hasta tener que amputar miembros.
  • Problemas de impotencia (o disfunción eréctil).
  • Demencias por falta de riego cerebral.

6. La diabetes tipo 2 se puede tener a raya con dieta

Lo malo es que se olvida la gravedad de la enfermedad. Al principio, la diabetes puede hasta revertirse con dieta: es fundamental evitar los hidratos de carbono de absorción rápida (dulces, harinas refinadas, pan blanco, pastas), y esto puede hacer que la glucemia (o sea, la cantidad de glucosa en sangre) vuelva a límites normales. Pero evitar todo esto requiere un control exhaustivo, y resulta fácil olvidarlo. La consecuencia es que la mayoría de los diabéticos tipo 2 acaban por necesitar medicación oral, que tiene, como todos los medicamentos, efectos secundarios. Finalmente, a medida que avanza la enfermedad, muchos pacientes acaban por necesitar inyecciones de insulina