10 cosas que puedes hacer para mejorar tu autoestima

Mujer madura chateando

Igual que hay personas que nacen rubios, hay quienes nacen con una sonrisa en los labios y una envidiable confianza en sí mismos. Quienes no lo tienen todo tan claro pueden envidiar ese rasgo y pensar cómo sería disfrutarlo uno mismo.

En realidad, se puede lograr una buena autoestima, pero es como ponerse en forma: hay que trabajárselo, no es algo que de un día para otro va a cambiar, hay que perseverar para conseguirlo.

A continuación planteamos algunas tareas diarias. Si día a día emprendes al menos la mitad de ellas, verás que llegarás a gustarte más, a sentirte mucho más seguro.

1. Aumenta el consumo de fruta y verdura

Ya sabes que ambas son excelentes para tu salud, ¿verdad? Pues oblígate a comer cinco piezas diarias de fruta, o el equivalente en verdura. Y mejor que cinco, diez. El porqué de ello es que al obligarte a hacer algo que sabes que es bueno para tu salud estás diciendo a tu mente que te importas y valoras y que te consideras una persona de quien merece la pena ocuparse, cuidarse. Estarás apuntalando pensamientos positivos acerca de ti mismo.

2. Anota tres rasgos tuyos que te gustan

Da igual a qué afecten, si a tu aspecto físico o a un rasgo de tu personalidad. Y repítetelos a lo largo del día. Y, a diario también, apunta tres nuevas facetas. Al hacer esto con regularidad te acabarás por centrar en lo bueno, en lugar de criticar tu lado más negativo, te olvidarás de añorar lo que está fuera de tu alcance.

3. Haz una buena obra

Muéstrate simpático con quienes te rodean e incluso con quienes tienes trato sólo ocasional. Es bueno para quien recibe tu sonrisa, pero también para ti mismo. Cuando hacemos alguna buena obra, ayudando a alguien, también nosotros nos sentimos mejor.

Mujer en el gimnasio

4. Media hora diaria de ejercicio

Tampoco vamos a insistir, como decíamos con la fruta, en las bondades del ejercicio, que ya conoces. Todos nos encontramos mejor cuando lo hacemos, porque el cuerpo libera endorfinas, que son esas sustancias químicas que acrecientan el bienestar.

No nos referimos a un paseo bucólico por el parque, sino a cualquier actividad que aumente el ritmo cardiaco: caminar a paso rápido o correr, jugar al tenis o al fútbol. Te hará sentir que te tomas en serio tu salud, y te hará sentirte mucho mejor; a la larga, mejorará tu autoestima.

5. Di «no» a uno que te pide algo

Como decíamos antes, es bueno ser simpático. Pero no se trata de que te tomen por el pito del sereno. Cuando te sientas presionado por una petición de alguien, algo que te supone un fastidio porque tenías pensado hacer otra cosa, di simplemente “no”. No tienes que dar muchas explicaciones del porqué. Quienes tienen baja autoestima tienden a juzgar poco sólidas las razones para no hacerlo, pero son tus razones. Di “no, no puedo, lo siento” y a otra cosa. Es importante no cargarte de tareas para terceros, ya sean compañeros de trabajo, familiares o amigos. Di “sí” cuando veas justo lo que te piden y puedas buenamente hacerlo.

6. Tómate media hora para ti

Y haz lo que te apetezca o lo que te guste: métete en un cine, ve a una sesión de yoga, toca un rato el piano, lee… No importa lo que sea, siempre que te aparte un rato de la rutina y te haga sentirte bien.

7. Habla con tres desconocidos

Desconocidos, sí. El en autobús, en la cola del “super” o en la oficina. Decir “hola” y sonreír, o comentar el tiempo es suficiente. ¿Que por qué? Pues porque tienes que dejar de mirar al suelo y dar por sentado que los de alrededor están más seguros de sí mismo que tú. Toma la iniciativa. Al principio te resultará difícil, pero luego verás que te vuelves más sociable y que los demás te toman en mucha mayor consideración. Y te gustarás más, claro.

8. Haz ya mismo eso que tienes abandonado

Ordena esa librería que está tan patas arriba que ya no encuentras nada, clasifica y archiva los papeles del banco, proponte comer más sano… Probablemente, esas tareas que llevas días o semanas aplazando te supongan un cierto desasosiego, de modo que quítatelas de encima y además del alivio de dejar de pensar en ellas, te sentirás mucho mejor. En realidad, aumentará el respeto por ti mismo.

Mujer sonriente

9. Llama a alguien a quien no ves hace tiempo

Por teléfono, por mail o invítale a un chat, da igual. Es posible que recuerdes a alguien, pero pienses que estará ocupado, o que él no se acuerda ni de tu cara. No es así. El contacto que establezcas será grato para ellos y por tanto serás bien recibido. Es motivante saber que se acuerdan de uno y la buena respuesta que recibas será igualmente gratificante para ti.

10. Haz cinco buenos propósitos

Que puedas emprender en el año, o a lo largo de un mes. Establece plazos realistas (pues de no hacerlo, la imposibilidad de cumplirlos será frustrante) y ponte en marcha. Las personas de baja autoestima tienden al derrotismo y a pensar que nunca podrán cambiar de trabajo, o ser delgadas, o hacer ese viaje soñado. Es fácil dejar los buenos propósitos en el cajón porque piensas que nunca los lograrás. Pero si empiezas con pequeñas metas, realistas, y te fijas un plazo razonable para lograrlas, te sorprenderá lo que con el tiempo podrás llegar a conseguir y aumentarán tu confianza y felicidad.