Septiembre: cómo afrontar la vuelta a la rutina

Estrés en el aeropuerto

Septiembre marca para muchos el final de las vacaciones. Toca volver al trabajo, a los estudios y a las obligaciones. La vuelta a lo cotidiano no es una tarea fácil, ya que el cuerpo y la mente deben volver a acostumbrarse a los cambios y las rutina diaria. Para adaptarnos de la mejor manera posible, es recomendable hacerlo poco a poco. ¿Cómo podemos evitar que sea tan duro?

La vuelta de las vacaciones nos suele plantear dos retos: evitar el estrés emocional de la vuelta a la rutina y recuperar los hábitos saludables después de los excesos de las vacaciones.

Para los que tienen un trabajo estresante, o si las expectativas que se tenían puestas en el verano no se han cumplido del todo, la vuelta de vacaciones puede causar estrés emocional, angustia o melancolía. Es lo que llamamos “síndrome postvacacional”. Para volver a la rutina de forma más sencilla podemos seguir algunos consejos:

Incorporarse de manera gradual a la vida cotidiana

Casi cualquier cambio brusco puede generar estrés, por lo que es importante contar con un periodo de adaptación. Una semana se considera el periodo normal, por eso es conveniente dejarse unos días a la vuelta de vacaciones para ir volviendo poco a poco a las tareas, a los horarios y a los hábitos cotidianos. Una buena idea podría ser adaptar poco a poco el horario de levantarnos, de modo que nuestro cuerpo se acostumbre de forma gradual para que cuando nos suene el despertador el primer día de trabajo o de vuelta a los estudios no se nos caiga el mundo encima.

Compañeros de trabajo

Ser positivos

La vuelta al trabajo o a los estudios también tiene cosas agradables, como volver a reencontrarse con los compañeros, compartir nuestras experiencias durante las vacaciones o empezar nuevos proyectos. Es mejor afrontar estos días con una actitud positiva para adaptarse a la vuelta de forma relajada, con un trato amable con los compañeros que evite los posibles conflictos.

Buscar actividades de ocio

Trabajar no lo es todo en la vida. Integrar actividades de ocio para desconectar es fundamental para evitar el estrés emocional. La vuelta de vacaciones es buena época para comenzar nuevos proyectos y actividades que nos apetezcan fuera del trabajo, como cursos de ocio o algún deporte, que es un desestresante natural, nos mejora el humor y nos activa el organismo. Si ya hacíamos deporte antes de las vacaciones, hay que retomarlo poco a poco. Y si no, es un buen momento para empezar con alguno que nos apetezca.

También es aconsejable planificar algún fin de semana fuera de la ciudad y actividades con amigos y familiares. Nos dará el respiro que tanto necesitamos y nos cargará de energía.

Reservarnos momentos de relax

Buscar momentos para relajarnos en la vida diaria es fundamental para nuestra salud mental, sobre todo en los periodos de estrés emocional, como la vuelta de las vacaciones. Son muy aconsejables, tanto los ejercicios para realizar en momentos críticos de estrés y ansiedad, como las actividades que nos ayudan en la vida diaria: yoga, meditación, mindfulness

Por otro lado, nuestro cuerpo también debe volver a adaptarse a la rutina diaria, por lo que es fundamental volver a los hábitos saludables:

Despertador

Dormir las horas necesarias

Durante las vacaciones los horarios de sueño suelen variar bastante, por lo que un descanso adecuado es muy importante para que nuestro organismo se recupere física y emocionalmente.

Se deben retomar la rutina y los horarios del sueño, ya que la falta de descanso produce irritabilidad, estrés, cansancio y falta de rendimiento. Si no dormimos lo suficiente estaremos más cansados y de peor humor, cosa que afectará a nuestro trabajo y a nuestra vida social, porque nos causará aún más agotamiento y estrés.

Cuidar la alimentación

La alimentación es la base de nuestra salud. Tras los excesos del verano (comer fuera de forma frecuente, en cantidades más abundantes y con más grasas, más alcohol…), además de un desajuste en nuestro organismo podemos haber ganado algunos kilos. Una dieta saludable, baja en grasas saturadas y rica en fruta y verdura fresca, pescado y fibra, va a hacer que nos sentamos muy bien y recuperemos nuestro peso.

No debemos olvidar empezar el día con un buen desayuno completo que nos aporte la energía necesaria para afrontar la jornada. Y hacer las 5 comidas diarias recomendadas para evitar la tentación del picoteo o las comilonas y ayudar así al buen funcionamiento del organismo.

Ahora sólo queda poner en práctica estos consejos. Septiembre es un mes lleno de oportunidades y si planteamos la vuelta de las vacaciones de forma adecuada, puede ser un momento donde predomine el recuerdo de buenos momentos y el inicio de nuevos proyectos que nos llenen de ilusión.