6 avisos que puedes recibir antes de un ataque al corazón

mujer en sofá

6 avisos que puedes recibir antes de un ataque al corazón.
El ataque al corazón no siempre se presenta con un dolor súbito y agudo en el pecho.
Todos hemos visto en multitud de películas un ataque al corazón que, en quien lo sufre, provoca un dolor muy fuerte, agudo y súbito, en el pecho. El paciente, en estos casos, se lleva las manos al pecho y suele experimentar una inmediata reacción de pánico.

Y la realidad es que un ataque al corazón puede no provocar dolor, sobre todo en las mujeres. Es más, más de la mitad de los ataques (el 66 por ciento) se producen sin esa manifestación tan obvia.

A continuación, describimos una serie de síntomas que, de experimentarse, deberían hacernos acudir al médico, sin dudar ni un instante, pues podrían revelar la inminencia de un ataque cardiaco, que podría presentarse unos días después. Y con mayor razón si son intensos o si empeoran: en ese caso, lo mejor es ir directamente a urgencias o incluso llamar al 112, pues podría ser necesario intervenir de urgencia al paciente. Insistimos: sobre todo si se trata de una mujer.

Estás mareada

Si tienes un mareo extraño, poco habitual, puede deberse a falta de riego. La mayor parte de los ataques no te van a hacer perder la consciencia, pero, además de al corazón, el cerebro puede verse afectado, lo que podría producir ese mareo anómalo.

Estás muy cansada

No hablamos del cansancio subsiguiente a una noche de insomnio o a un día de trabajo agotador. Ese cansancio es lógico. Nos referimos a un cansancio injustificado, que se presenta sin haber hecho ejercicio o sin las circunstancias descritas antes.

infarto mujer

La realidad es que más de la mitad de las mujeres que tienen un ataque han pasado por esa situación de fatiga, incluso un mes antes de presentarse el ataque.

Tienes sudores

Si de repente se te presentan sudores raros, que no son consecuencia de un calor extremo, o de haber tenido una sesión intensa de ejercicio, o que no son consecuencia de la menopausia, tienes una pista de que algo puede estar gestándose. Esta sudoración suele acabar en la desagradable sensación que producen los sudores fríos.

Tienes náuseas

El ataque al corazón puede producir náuseas, y son mucho más probables en mujeres que en hombres. También es posible que justo antes de un ataque tengas síntomas parecidos a los de una gripe. Cualquier náusea que no remita y que no esté o no parezca relacionada con la comida puede considerarse como una señal de alarma.

Te falta el aire

De repente puedes notar que ciertas actividades cotidianas, que en circunstancias normales no te afectaban en absoluto (como pasar la aspiradora o recolocar tus libros o hacer orden en tu estudio), te producen una sensación de falta de aliento: disnea, en términos médicos. Incluso puede presentarse en la cama, antes de levantarte, sin haber hecho esfuerzo alguno. Bueno, pues ve al médico, porque puede revelar una insuficiencia cardiaca, precursora de algo peor.

Tienes dolores en la parte superior del cuerpo

El corazón no tiene muchas terminaciones nerviosas y por tanto duele en menor medida que otras partes del cuerpo. El corazón está atravesado por nervios que siguen hacia otras partes del cuerpo, donde terminan. Un ataque puede ocasionar dolor de espalda, en la parte de atrás de la cabeza, en la nuca, en los hombros o incluso en la boca. Algunas pacientes cuentan que la sensación era de tener un peso enorme en la espalda.