5 síntomas que pueden parecer alergia pero que son algo peor

gripe

Si eres alérgico, es fácil achacar tu tos, tu congestión y tu molesto y constante moqueo a tu alergia, pero en realidad podrían deberse a otro problema. Un problema, además, que muchas veces es difícil de averiguar: qué es lo que te está provocando esos síntomas. Es necesario que sepas cuándo debes pensar en algo más serio como causa, lo que te permitirá actuar.

Por otra parte, no conviene olvidar que una alergia no tratada puede generar problemas mayores, como asma, infecciones crónicas de los senos nasales, problemas de oído o de sueño y otros.

El tratamiento de las alergias es muy diferente del de un resfriado o una gripe. Si tomas un antialérgico (un antihistamínico, en lenguaje médico) y tienes en realidad un virus (un resfriado o una gripe), lo único que conseguirás es padecer los efectos secundarios del medicamento, como aletargamiento, cuando lo que necesitas probablemente es un antitusivo, beber mucho líquido y guardar reposo. De manera que es conveniente aprender a reconocer los síntomas.

5 indicios de que tus síntomas no se deben a alergia

1. Tienes fiebre. Los escalofríos y sofocos nunca van asociados a alergias.

2. Te duelen las mejillas y los pómulos. Las alergias pueden ocasionar opresión o dolor en los senos nasales, pero si el dolor desciende a los pómulos o incluso a la mandíbula o dientes, puede ser indicio de una sinusitis, pero no de una alergia. Este problema podría requerir tratamiento antibiótico.

3. Toses, pero no sólo toses. Los síntomas deben analizarse en conjunto, porque es difícil de diferenciar una tos alérgica de una asociada a un proceso viral, como la gripe. Si toses, pero además tienes otro síntoma de esta lista, hay que pensar que es algo más serio que alergia.

4. Tu mucosidad es verde. Es señal de que existe una infección, no un proceso alérgico.

5. Estás congestionado y además te huele el aliento. La alergia sí puede provocar congestión, pero si ésta va acompañada de mal aliento o de un sabor extraño en la boca, probablemente tienes algún tipo de infección.

Si crees que lo que tienes no se trata de alergia, visto lo anterior, ve al médico para que diagnostique el problema y lo trate adecuadamente.

4 indicios de que sí se deben a alergia

1. Tus síntomas duran más de dos semanas. Si esas molestias no mejoran, aunque no empeoren, en un par de semanas, puede tratarse de alergia.

2. La mucosidad es amarillenta, o blanquecina, o transparente (no verde). Posiblemente se trata de alergia.

3. Tienes una combinación de congestión de nariz, garganta irritada, moqueo, molestias en los oídos y opresión en los ojos.

4. Estás bien el resto del año. Si las toses asmáticas y los “pitos” al respirar aparecen cuando las plantas florecen, pues está claro que no es casualidad, ¿no crees?

Si crees que tienes alergia

Lo ideal es que consultes con un médico (de preferencia alergólogo) para que diagnostique con precisión. Si te resulta imposible acudir a la consulta, habla con tu farmacéutico. Existen muchos medicamentos (desde esprays nasales hasta antihistamínicos) que no requieren receta y que podrán aliviarte.