10 acciones para mejorar tu autoestima

Mujer en bicicleta

¿Baja autoestima? ¿No te encuentras bien contigo mismo, o sea, no te gustas? No es sano, no gustarse, y es algo que hay que solucionar. Si no te gustas tú, va a resultar más difícil que los demás te vean como esa estupenda persona que eres.

Pero esto no es algo que vayas a conseguir de la noche a la mañana. Es como ponerte en forma: requiere algo de constancia y, desde luego, hacer el esfuerzo por lograrlo. Hay que practicar, y perseverar, para ver los resultados.

Te planteamos aquí algunas estrategias para mejorar esa imagen distorsionada que tienes de ti mismo y para sentirte mucho más seguro en tu propia piel: para mejorar tu autoestima.

1. Apunta tres cosas que te gusten de ti

Da igual de qué se traten: pueden versar sobre tu físico o sobre tu propia personalidad. Piensa en ellas, en esas facetas positivas, varias veces a lo largo del día. Y cuando lo hayas hecho, apunta tres nuevas cosas. Cuando lo hayas hecho, verás como acabas por centrarte en lo mejor de ti mismo, no en lo peor.

No debes pensar en cómo te gustaría ser, ni en aspectos de tu personalidad que en el fondo te son ajenos y que están fuera de tu alcance.

2. Come más fruta y más verdura

Puede parecerte sorprendente, traer a colación la dieta cuando se habla de autoestima. ¿El porqué? Es fácil, si lo piensas. Cuando haces algo que sabes que es bueno para tu salud, está diciéndole al cerebro que te importas, que te cuidas: “me preocupo de mi salud porque soy alguien cuya salud merece la pena”.

Pues eso: come cinco piezas diarias de fruta, o su equivalente en verdura. Mejor aún: en vez de 5, trata de comer hasta diez piezas diarias. Te vas a sentir mucho mejor, pensarás más positivamente en ti mismo.

3. Haz media hora diaria de ejercicio

Camina, practica algún deporte o asiste a clases de baile. El ejercicio nos hace sentir mejor, porque nos hace aumentar los niveles de endorfinas, esas sustancias químicas cuya secreción a la sangre causa el ejercicio y que provocan sensación de bienestar. La actividad física aumenta la felicidad y nos hace sentir que estamos tomando en serio nuestro bienestar.

Recuerda el viejo adagio latino: “mens sana in corpore sano”; o sea mantener el cuerpo sano fortalece la mente.

4. Haz una buena acción por alguien…

Verás como te sientes mejor, además de que es gratificante ver que el destinatario de tu buena acción te lo agradece. Algo de simpatía con el prójimo va a causar que te encuentres mejor tú también.

Mujer hablando por teléfono

5. Pero aprende a decir “no”

Es peligroso verse constantemente presionado para hacer cosas por o para los demás, cosas para las que no tienes tiempo o que van a restar parte de tu tiempo en una actividad que no te aporta nada. No, no es contradictorio con lo anterior, todos conocemos a alguien que tiende a abusar de nuestra buena fe y “se pasa” pidiendo favores.

Di sí cuando te parezca justo y se adecue a tu tiempo y estado de ánimo. Y no tienes que dar explicaciones del porqué de tu “no”. Vas a pensar que realmente no tienes una razón válida… Pero son razones, y basta sólo decir “lo siento, ahora no puedo” y ahí debe quedar todo. No debes cargarte de tareas para otras personas, ya sean amigos, familiares o compañeros de trabajo.

6. Tómate media hora para ti

Lee un rato, hojea unas revistas, píntate las uñas, llama por teléfono, ponte algo de música. No importa qué actividad emprendas, con la única salvedad de que debe hacerte sentir bien, y evadirte un poco de la rutina.

7. Dirígete a tres desconocidos

Donde sea, y a quienes sea. En al autobús, en la cola del súper o en la oficina. Puede bastar sólo decir “hola” y sonreír, o comentar el tiempo.

La causa de que esto sea bueno radica en que las personas con baja autoestima generalmente van mirando al suelo y dan por sentado que los demás son mejores y desde luego están más seguros de sí mismos. Hay que acabar con ese pensamiento, y una de las formas más seguras de hacerlo es mostrarte abierto, animoso y amistoso. En un principio te costará, pero verás como acabas por convertirte en una persona más sociable: y gustarás más a la gente, y, por supuesto, te gustarás más a ti mismo.

8. Contacta con un amigo que no ves hace tiempo

Por teléfono, por e-mail o invítale a un chat. Es habitual en las personas que no se gustan pensar que van a resultar molestas y que la llamada a destiempo va a suponer un fastidio para el otro. Y lo cierto es que en seguida te sorprenderá ver lo bien recibido que es ese contacto inesperado y te motivará. Y les motivará.

amigos

9. Haz eso que llevas tiempo rumiando

Dejar para mañana lo que puedas hacer hoy… No, remángate y ordena ese armario trastero, haz una limpia en tus papeles o empieza un régimen de adelgazar, de una vez por todas. Lo probable es que ese constante aplazar eso que sabes que tienes que hacer te esté provocando un cierto grado de estrés y te tenga desasosegado. O sea, que al tajo. Hacer las cosas a su debido tiempo aumenta el respeto por uno mismo.

10. Haz una lista de cinco buenos propósitos

Date unos plazos realistas para hacerlo y ponte a ello. Las personas con baja autoestima tienden a decirse que no van a poder tomarse esas vacaciones, que nunca podrán adelgazar, o dejar de fumar o cambiar de trabajo. Tienden a olvidarse de las buenas intenciones pensando que nunca se lograrán.

Fíjate en cambio cinco objetivos razonables, y establece plazos para cumplirlos. Te sorprenderá lo que puedes llegar a conseguir, y cada vez que cumplas un objetivo fijado irás creciéndote, ganarás en confianza y –a lo que vamos- en felicidad.