¿Cómo ayuda el tai chi a tu salud?

tai chi

La combinación de los movimientos suaves y el control de la respiración del tai chi aporta beneficios en el sistema cardiovascular y respiratorio, mejora la fuerza y la resistencia muscular, la flexibilidad, el equilibrio y nos proporciona una mejor salud mental. Además es apto para personas de cualquier edad y condición. Te explicamos todos los beneficios para la salud que puede aportar la práctica del tai chi.

El tai chi es una disciplina milenaria originaria de China que combina las artes marciales y la meditación y que está enfocada a mejorar la salud a través de ejercicios de respiración, relajación y atención mental. Su práctica consiste en diferentes rutinas que se realizan de forma suave y armónica, combinando en cada movimiento el equilibrio y la respiración. Cada postura fluye hacia la siguiente, por lo que el cuerpo está en movimiento constante. Es un ejercicio de bajo impacto en el que prima la técnica sobre la fuerza y, por sus movimientos suaves, está recomendada para personas de cualquier edad y condición, especialmente para adultos mayores y personas que padecen sobrepeso.

Beneficios del tai chi

La combinación de los más de 100 movimientos y las pautas de respiración del tai chi hacen de esta disciplina, en sus diferentes estilos, una actividad que promueve la salud física y mental:

1. Mejora la fuerza y la resistencia muscular

Los ejercicios fortalecen las extremidades inferiores y las superiores, así como la musculatura baja de la espalda y la del abdomen. Mejoran la fuerza en la columna vertebral, lo que proporciona una estructura más sólida y una mejora en la postura corporal. Al repartir el peso del cuerpo en toda la planta del pie, el tai chi ejerce un trabajo de prevención y rehabilitación muscular, evitando sobrecargas y actúa sobre los dolores de espalda, de cuello, de lumbago y las contracturas.

2. Mejora la movilidad, la flexibilidad, el equilibrio y la coordinación

Los ejercicios estiran los músculos y los tendones, por lo que se obtienen beneficios en las articulaciones que mejoran la movilidad y la flexibilidad. La precisión y la armonía de los movimientos ayudan a mantener la coordinación y la propiocepción (la consciencia de la propia postura corporal con respecto a lo que nos rodea y que va quedando afectada con el paso de los años). En los movimientos del tai chi la transferencia del peso es fundamental, por lo que se realiza un trabajo esencial para mantener el equilibrio, y eso es muy beneficioso sobre todo en los adultos mayores.

3. Mejora la capacidad aeróbica

Al trabajar el ejercicio físico y la respiración se oxigena de forma eficiente el organismo, lo que favorece el buen funcionamiento cardiovascular, pulmonar y sanguíneo.

tai chi en el parque

4. Mejora los problemas respiratorios, como el asma

La respiración lenta, profunda y regular que acompaña a los movimientos en el tai chi mejora la capacidad respiratoria.

5. Reduce el estrés

Las rutinas del tai chi requieren un alto grado de concentración, que junto a los ejercicios de respiración son un método efectivo para conectar la mente y el cuerpo, favorecer la relajación y reducir el estrés. Se puede decir que el tai chi es como meditación en movimiento. Esta combinación nos libra de la rigidez y las tensiones diarias, facilita el equilibrio emocional, mejora la autoestima y la calidad del sueño.

6. Activa la memoria y el control de la atención

La práctica del tai chi requiere memorizar los movimientos y centrarnos en ellos y en nuestras sensaciones, por lo que se activa la memoria y la concentración.

En conclusión, los beneficios en el cuerpo y en la mente de la práctica del tai chi son muchos. Aunque pueden comenzar a verse a corto plazo, la constancia es la clave para aprovechar todo su potencial.