La felicidad y sus beneficios para la salud

familia feliz

En 2003 las Naciones Unidas establecieron el 20 de marzo como el Día de la Felicidad, para concienciar del papel tan importante que representa la felicidad y el positivismo en todos los aspectos de nuestra vida. Si hablamos sobre salud, cada vez hay más datos que evidencian que la felicidad y la salud están vinculadas en muchos sentidos. ¿Por qué las personas felices suelen ser tener mejor salud?

Aunque no existe una única definición de qué es ser feliz, podemos decir que la felicidad es un estado de bienestar subjetivo en el que predominan las emociones positivas por encima de las negativas. Este positivismo es el que hace que las personas felices afronten mejor los problemas físicos y psíquicos, lo que repercute directamente en la salud.

¿Cómo mejora la felicidad nuestra salud?

Las emociones influyen directamente en nuestro organismo, tanto de forma positiva como de forma negativa. En general, las personas que se sienten felices tienen menos presentes los problemas de salud. ¿Por qué? Todo es debido a que nuestro cuerpo genera “hormonas de la felicidad” que hacen que nos sintamos bien y nos aportan una sensación de bienestar: serotonina que estimula el buen estado de ánimo, dopamina que activa la sensación de placer y la motivación y endorfinas, que nos hacen sentirnos felices.

Este estado de bienestar, al que llamamos felicidad, tiene efectos muy positivos sobre el organismo y actúa directamente sobre el sistema inmunológico. Tanto es así que las personas que se sienten positivas pueden llegar a vivir de promedio 7 años más que las que se sienten infelices.

amigos

Sentirse feliz:

  • Reduce la probabilidad de resfriarse o contagiarse de la gripe.
  • Hay menos propensión a sufrir molestias cotidianas y dolor, incluído el crónico.
  • Reduce la presión sanguínea y el estrés, lo que favorece la salud cardiovascular.
  • Puede ayudar a reducir la probabilidad de desarrollar algunas enfermedades como el Párkinson.
  • La felicidad consigue que el proceso de curación de las enfermedades sea más rápido.
  • Ayuda a contrarrestar los niveles elevados de adrenalina, asociados al estrés y la ansiedad, y disminuye la probabilidad de sufrir depresión.

¿Cómo podemos fomentar las emociones positivas y la felicidad?

Aunque a cada persona, según sus circunstancias personales, le hacen feliz estímulos o situaciones diferentes, hay actitudes y técnicas que nos pueden hacer la vida más fácil y agradable.

escuchar música

En general, debemos intentar mostrar una actitud positiva ante la vida, creer en nosotros mismos y en nuestras capacidades, potenciar lo positivo por encima de lo negativo y vivir en el presente tratando de no insistir en situaciones o acontecimientos negativos.

Además, para estimular la producción de las hormonas de la felicidad, tan beneficiosas en todos los sentidos, podemos recurrir a actividades que nos gusten o nos apetezcan, como bailar, escuchar música, leer, darse un baño relajante, caminar por algún sitio tranquilo, practicar algún deporte, darnos un capricho culinario y, sobre todo, fomentar las relaciones y habilidades sociales, imprescindibles para mantener un ánimo positivo y potenciar la sensación de felicidad. Compartir experiencias con la pareja, los amigos o la familia nos hace la vida mucho más atractiva y llevadera y repercute de forma positiva y determinante en nuestra salud.