Palpitaciones: ¡El corazón me late muy fuerte!

Las palpitaciones son un síntoma bastante frecuente de consulta médica y están definidas como la percepción, a menudo molesta o incómoda, que el paciente nota del latido cardíaco. Habitualmente son benignas. El Dr. Eduard Homs Espinach, especialista en Cardiología del Centro Médico Mútua General de Catalunya, nos explica sus causas y su tratamiento.

¿Qué son las palpitaciones cardíacas, Dr. Homs? Las palpitaciones son un síntoma bastante frecuente de consulta médica y están definidas como la percepción, a menudo molesta o incomoda, que el paciente nota del latido cardíaco. Habitualmente son benignas.

¿Qué causa las palpitaciones? El 90 por ciento o más de las palpitaciones tienen su causa en factores que llamamos excitantes. Es decir, todo aquello que acelera el ritmo cardíaco y su frecuencia: el tabaco, el café, el té rojo y té negro, el alcohol a dosis muy altas…También hay una serie de estados hiperdinámicos, como por ejemplo el embarazo, en el que puede haber un poco de anemia. Esto hace que en el periodo de gestación haya embarazadas que pueden notar palpitaciones, pero no pasa nada. O si hay una alteración del tiroides en forma de hipertiroidismo el cuerpo se acelera y se pueden notar palpitaciones. O cuando tenemos fiebre… Pero hoy en día yo diría que la epidemia de palpitaciones las causa el estrés. El estrés laboral, primero, y después el estrés familiar.

cardio

¿Son peligrosas las palpitaciones? Habitualmente no. Debemos tener en cuenta que las palpitaciones que tienen un riesgo de complicación son un porcentaje muy pequeño y son las que se manifiestan, por ejemplo, haciendo ejercicio físico, al hacer esfuerzos que se toleran muy mal, se acompañan de dolor torácico, resoplidos, e incluso de síncope. Por tanto, la gravedad de las palpitaciones va asociada, sobre todo, a la tolerancia de las palpitaciones y después, básicamente, a si tenemos un corazón estructuralmente sano o si tiene alguna alteración morfológica. Las arritmias en este caso siempre serían la consecuencia de la cardiopatía estructural, no la causa.

No obstante, la inmensa mayoría son benignas. Son muy toleradas, son aisladas y esporádicas. Es decir, tienen un inicio y un final gradual y se toleran muy bien. La frecuencia cardíaca, la taquicardización, a veces, de las palpitaciones, no es muy alta. En definitiva, afortunadamente, la mayoría de veces el paciente no se tiene que preocupar.

¿Cuándo debo acudir al médico? En principio el paciente acudirá al médico de cabecera y le explicará los síntomas: latidos fuertes, incluso algunos pinchazos que no son palpitaciones… En ese caso el médico hará un diagnóstico básico para determinar si hay que derivarlo al cardiólogo, que será el que hará un estudio ampliado para determinar el tratamiento. O si no, el paciente puede acudir directamente al cardiólogo.

¿Cómo se diagnostican las palpitaciones? Como las palpitaciones son una actividad eléctrica del corazón, la herramienta principal de diagnóstico es el electrocardiograma, que es como una fotografía del corazón. Si en esta prueba sale alguna alteración derivamos directamente al cardiólogo. Pero como las palpitaciones son un síntoma que puede aparecer a lo largo de todo el día o la noche, necesitaremos una herramienta que mida el latido cardiaco durante un tiempo continuado. ¿Cómo lo hacemos? Con un holter: un dispositivo que registra el latido cardiaco de forma continuada, normalmente durante 24 horas. Sería como una película del corazón. El paciente lo lleva puesto y puede hacer vida normal, salvo deporte y ducharse. Si nota palpitaciones durante ese tiempo, lo apunta junto con la hora y despues se hace una comparativa con lo que ha registrado el holter para ver si hay correlación.

Como hemos comentado antes, también es importante saber si tenemos el corazón estructuralmente sano y para ello hacemos una ecografía cardiaca acompañando al holter. En resumen: con el historial clínico, la exploración física y el electro debemos ser capaces de determinar si las palpitaciones son de riesgo alto o no tienen mayor importancia.

¿Cómo se tratan las palpitaciones? La mayoría de las veces no hace falta un tratamiento específico. Porque si yo sé, por ejemplo, que hay quien se toma un cubo de café al día, disminuyendo el consumo de café las palpitaciones acostumbran a desaparecer. Por lo tanto, si sabemos qué excitantes son los que precipitan, reduciendo el consumo de estos excitantes ya lo tenemos resuelto
A pesar de todo, hay casos en las que las palpitaciones, siendo benignas, pueden interferir en la rutina diaria. En ese caso podemos hacer un tratamiento específico para disminuir el tono enérgico unido a un tratamiento de ansiolíticos. En el caso de que las palpitaciones sean más importantes realizaremos otros tratamientos adaptados a la gravedad y requerimientos específicos.

cm_obert_es