Reflexiones sobre la “operación biquini”

Cada temporada se repite la misma historia. En cuanto el invierno comienza su retirada, guardamos los abrigos y el día alarga, comienza la batalla contra los kilos de más. Es la llamada “operación biquini”.

Los profesionales que nos dedicamos a asesorar sobre temas de alimentación no dejamos de advertirlo: no se trata de un problema estacional, tenemos que volver a aprender a comer. Pero parece que no sirve. ¿Por qué nos cuesta tanto entender que comer bien es la clave?

La alimentación es un factor muy importante a tener en cuenta si queremos mejorar nuestra calidad de vida. Comer de manera equilibrada, racionalizando la elección de alimentos y su distribución a lo largo del día, nos puede reprotar grandes beneficios a corto plazo y también en el futuro.

Las dietas “milagro” no existen. Cambiar los hábitos alimentarios requiere convicción, constancia y realismo. Y tener claro que comer sano no quiere decir renunciar al placer y al sabor.

Podemos obtener ayuda, guía, consejo y acompañamiento. La motivación estética es totalmente lícita y nos puede servir como motivación. Pero, al final, nosotros mismos somos el camino para llegar al equilibrio.