¿Por qué se tienen ataques de pánico?

hombre preocupado

¿Has tenido alguna vez un ataque de pánico? Es muy desagradable y produce una desazón inquietante que puede propiciar falta de aliento, taquicardia (o aumento de la frecuencia cardiaca y náuseas. Es la reacción del cuerpo ante una circunstancia o situación que considera peligrosa.

Son diferentes en cada individuo, pero hay ciertos factores desencadenantes que un nuevo estudio pone de manifiesto como los más habituales. O sea que hay algunas situaciones relativamente frecuentes que los producen.

Se estudió a más de 1.000 personas que habían padecido algún episodio de pánico y más del 35% de ellos dijeron que las habitaciones atestadas de gente es el principal desencadenante. Los hombres eran más sensibles a esta circunstancia, en comparación con las mujeres.

El estudio mostró que las causas más frecuentes de ataques de pánico son:

  • Las habitaciones atestadas de gente, por la sensación de atrapamiento y claustrofobia.
  • Seguir en la cama una vez despierto, porque es donde te asaltan todo tipo de pensamientos negativos y preocupaciones.
  • Un espacio cerrado como el coche, que, como en el caso de la habitación de antes, provoca sensación de atrapamiento y claustrofobia.
  • Los ascensores, sobre todo si va más gente dentro. Además de lo anterior, de un ascensor no se puede salir si no es cuando se para, lo que agrava la sensación de cárcel.

El estudio también mostró que la edad influye: los mayores de 55 se ven menos afectados por las habitaciones atestadas, mientras que el segmento de edad entre 35 y 44 años informó que era el desencadenante más común.

Pánico ascensor

¿Sabes qué es lo que te causa los ataques de pánico?

Lo ideal sería que quienes padecen de ansiedad y ataques de pánico supieran con certeza qué situaciones o factores pueden desencadenarlos, porque podrían, por ejemplo en el caso del ascensor, evitarlos. Pero no siempre es así, y se pueden presentar inopinadamente y a destiempo. Hasta un 28% de los voluntarios dijeron que no sabían con certeza qué les provocaba la desagradable situación, lo que supone un problema más, porque los pacientes saben que el ataque puede presentarse independientemente de las circunstancias. No es posible en estos casos evitar las situaciones de riesgo.

¿Tienes ataques de pánico y no sabes por qué?

Durante el ataque de pánico, o inmediatamente después, no es sencillo actuar consecuentemente, pero hay cosas a tu alcance que pueden ayudarte a recuperar el control:

  • Bebe mucha agua, después del ataque. Te ayudará a que tu cuerpo y tu mente se tranquilicen. Debes dejarlos tranquilizarse.
  • Cuando estés más tranquilo, trata de recordar que sucedió, con exactitud, en los momentos previos al ataque. Qué hacías, con quién estabas, de qué hablabais, que veías. Escribe las respuestas a estas preguntas, y a cualquier otra que describa las circunstancias.
  • Haz esto mismo después de cada episodio de pánico o ansiedad que tengas. Con tus notas delante, es posible que puedas hallar un factor común a todos ellos. Puede ser cualquier cosa, desde una persona hasta un pensamiento.
  • Si vas a ir al médico, llévale esas notas, porque podrán servir de ayuda.

Dónde buscar ayuda

  • Ve a tu médico de familia, que evaluará tu estado y podrá proponer una pauta de actuación o un eventual tratamiento.
  • ¿Por qué no seguir un curso de terapia conductual? Te podrán enseñar métodos prácticos y nuevas formas de modelar tus pensamientos y preocupaciones. El médico de familia podrá sugerir dónde apuntarte.
  • Métete en internet y explora la web. Hay muchas páginas con diversos recursos de autoayuda disponibles, y alguno de ellos te podrá venir bien.
  • Descárgate alguna aplicación. Hay muchas, para tu tablet, ordenador o tu móvil y fomentan la calma y la relajación.