Día Internacional Sin Dietas, una reivindicación de salud

Mujer chocolate

Los cánones de belleza actuales han creado una obsesión por el cuerpo perfecto que hace que muchas personas recurran a las dietas sin garantía ni control y sin tener en cuenta que pueden generar desequilibrios en el organismo poco recomendables para la salud. El Día Internacional Sin Dieta pretende reivindicar la aceptación del cuerpo real y alertar sobre el peligro de los regímenes de adelgazamiento que prometen milagros.

La obsesión por la delgadez y sus efectos en la salud

El culto al cuerpo se ha practicado desde la antigüedad, aunque desde hace unas décadas se ha convertido en una obsesión. La industria de la moda y de la belleza son responsables en gran medida de fomentar la delgadez como símbolo del cuerpo perfecto y llegan incluso a falsear imágenes para adaptarlas a este cánon de belleza. Como resultado, miles de personas, en su gran mayoría mujeres, han buscado ajustar su cuerpo a estos estándares a través de las llamadas “dietas milagro”, a las que recurren de forma periódica sin tener en cuenta las consecuencias negativas que pueden generar en el organismo.

En España, a un 65% de la población le gustaría adelgazar y más del 45% ha realizado dieta en algún momento de su vida. Sin embargo, poco se tiene en cuenta que las dietas que nos prometen perder peso en poco tiempo suelen generar desequilibrios en el organismo que pueden afectar a la salud, ya que durante ese periodo no se consumen alimentos variados que proporcionan los nutrientes necesarios para vivir de una forma saludable. Es posible que, si se cumple la dieta y no se abandona (como suele ocurrir en un gran porcentaje de los casos porque nos aburre comer siempre lo mismo), consigamos adelgazar. Pero esta pérdida de peso se hace a través de la pérdida de líquidos y masa muscular, no de grasa, que es lo que realmente interesa. Y en la mayoría de los casos se suele producir el llamado “efecto rebote”, con el que se recupera el peso, incluso más que antes de la dieta, en poco tiempo.

Llevada al extremo, la obsesión por la delgadez ha tenido consecuencias muy graves: transtornos alimenticios como la anorexia y la bulimia han aumentado de forma drástica en las dos últimas décadas: los datos revelan que hoy en día afectan ya a una de cada cuatro mujeres y la cifra aumenta también, aunque lentamente, en los hombres jóvenes.

6 de mayo, Día Internacional Sin Dietas

En el año 1992, esta obsesión por el culto al cuerpo y sus consecuencias físicas y emocionales llevaron a la feminista Mary Evans Young a instaurar el 6 de mayo como el Día Internacional Sin Dietas, para luchar contra las imposiciones de la imagen que fomenta la sociedad y alertar sobre el peligro de las “dietas milagro”. Con la celebración de este día se pretende:

  • Alertar de los desórdenes alimenticios y evitarlos.
  • Aprender a aceptarse tal y como cada uno es.
  • Eliminar las obsesiones con ciertos estereotipos del cuerpo perfecto.
  • Luchar contra la discriminación que sufren muchas personas por su peso corporal.
  • Mostrar los peligros de algunas dietas, como las llamadas dietas milagro.

Por suerte, la sociedad se está dando cuenta de las consecuencias negativas que está originando el modelo de delgadez que se vende como cánon de belleza actual y poco a poco se levantan más voces para denunciar este falso estereotipo. Cada día aumentan las iniciativas que reivindican la “belleza real”, incluso entre la misma industria de la belleza y la moda, que optan cada vez con mayor frecuencia por utilizar la imagen de la mujer real, sin retoques ni complejos, ampliando así el modelo de belleza.

nutricionista

La importancia de la alimentación saludable

Ante esta situación, queremos aprovechar la celebración de este día para recordar la importancia de la alimentación equilibrada a la hora de aportar al organismo los nutrientes esenciales y la energía necesaria para mantener nuestro bienestar físico y prevenir las enfermedades. La alimentación saludable debe ser rica en frutas, verduras, hortalizas, cereales, legumbres y baja en grasas y se recomienda comer como mínimo 5 porciones diferentes de frutas y verduras al día.

A la hora de perder peso también es importante evitar el sedentarismo y realizar ejercicio de forma regular, adaptado a las condiciones de cada persona. La actividad física nos ayuda a quemar el exceso de calorías ingeridas.

Y sobre todo queremos recordar que para que una dieta sea realmente eficaz debe incluir todos los nutrientes necesarios para el organismo. Siempre se debe realizar bajo estricta supervisión médica o de un nutricionista y se pueden conseguir resultados definitivos si se acompaña de un trabajo de reeducación en los hábitos alimentarios.