5 dudas sobre los resfriados

con-el-medico

Catarro, enfriamiento, resfriado… son sinónimos de una infección que es, más que nada, una lata. Esa especie de cosquilleo que notas en la garganta es la primera señal de que se te avecina una semanita de tos, moqueo, dolor de garganta y estornudos. Son los síntomas más habituales y aparecen a los dos o tres días de haberse contagiado con uno de los muchos virus que lo causan: hay alrededor de doscientos de ellos.

¿Qué puedes hacer? Lo mejor es que hables con tu farmacéutico y, según sean tus síntomas, sugerirá algún paliativo que te hará la infección más llevadera.

A continuación aclaramos cinco dudas comunes sobre los resfriados.

1. ¿Puedo beber alcohol si estoy resfriado?

No, no debes beber alcohol. En primer lugar porque el alcohol perturba el sueño y es fundamental que duermas bien para recuperarte cuanto antes. Y, en segundo lugar, el alcohol puede interactuar con los medicamentos que te haya podido sugerir el farmacéutico (o el médico).

En cambio, debes comer sano, beber mucho líquido y guardar reposo.

2. ¿Puedo seguir yendo al gimnasio con un resfriado?

No, tampoco debes. Ya te hemos dicho que lo ideal es que guardes reposo. La razón es que el sistema autoinmune de tu cuerpo está activado para combatir la infección, y no debes cansarle más con un ejercicio extra. Si lo haces, lo someterás a más estrés y podrías prolongar la enfermedad.

Escucha al cuerpo. Si te sientes cansado y falto de energía, dale un respiro a la gimnasia. Si te apetece, sal y date un paseo tranquilo, pero no te canses. Y ¡abrígate bien!

3. ¿Puedo darme de baja con un resfriado?

Lo cierto es que, aunque te sientas culpable por darte de baja por un “simple” resfriado, lo más probable es que no se te dé muy bien, trabajar: vamos, que vas a ser poco productivo. Y es que, además, vas a ir contagiando a todos a tu alrededor, a poco que estornudes y no te dé tiempo a taparte la boca, por ejemplo. Si puedes, quédate en casa.

mujer resfriada

Te decimos lo de antes: escucha a tu cuerpo. Si tienes fiebre, estás cansado y tienes que hacer un verdadero esfuerzo para levantarte, probablemente no estés en situación de trabajar. Pero si ya has superado la fase en que el moqueo y la tos son constantes y te sientes con fuerza para ir a trabajar, pues adelante. Pero toma precauciones: no te tapes la boca con la mano al toser o estornudar, sino con un pañuelo de papel, que debes desechar inmediatamente. Así evitarás que los gérmenes expulsados con la tos o el estornudo pasen a tus manos y… a todo lo que toques. Lávate las manos con frecuencia (lo más idóneo es usar un gel desinfectante) y sécatelas con papel, no con la toalla habitual.

Dicho todo lo anterior, recuerda: te recuperarás antes si te quedas en casa haciendo reposo. Y el riesgo de una complicación asociada (por ejemplo, una bronquitis, o una sinusitis) será menor.

4. ¿Cómo sé si es un catarro o una gripe?

La gripe es también una infección vírica (o sea, causada por un virus), pero es mucho más seria que un resfriado. El virus se llama Influenza, fundamentalmente de dos tipos, A y B. La gripe te puede tener en cama varios días, con fiebres de más de 38ºC, tiritonas, dolores de cabeza, moqueo constante y dolores musculares y de las articulaciones. Los síntomas aparecen enseguida (Los del resfriado tardan más). Si crees que puede tratarse de una gripe puede ser conveniente que hables con tu médico de familia, que podrá sugerirte lo más adecuado.

Debes tomarte en serio una gripe. Puede uno sentirse muy mal y, si además de la gripe tienes alguna otra enfermedad, debes hablar con tu médico, sobre todo si tienes más de 65 años. Y recuerda finalmente que hay una vacuna eficaz contra la infección. Durante la campaña de vacunación, te la pueden poner gratuitamente en tu Centro de Salud

5. ¿Puedo ir a un acto social? ¿Y llevar al niño a un cumpleaños con un catarro?

Si todavía toses o estornudas, no, no debes ni ir a una fiesta ni llevar al niño a un “cumple”, especialmente si hay niños pequeños. En esta fase, el catarro será contagioso, o sea que es mejor que te quedes en casa. Si el resfriado se te está pasando y apenas te quedan resto, bueno, puedes llevarlo, pero convendría que advirtieras antes a los otros padres.