El frío: 5 cosas muy simples que debes tener en cuenta

Madre e hija jugando en la nieve

Todos hemos visto en cualquier bar, a primera hora de la mañana, cómo algunos acaban su desayuno con una copa de licor, ya sea coñac, aguardiente, anís o cualquier otro espirituoso. Se supone que “para entrar en calor”. Y esto es un error. No sólo porque el alcohol es malo en sí, que lo es, sino porque en realidad, el alcohol acelera la pérdida de calor, nos dicen los expertos.

Esta es una de las muchas creencias falsas sobre el frío. La verdad es que un caldo, o un ponche caliente es una buena forma de recuperar algo de calor un día frío: la sangre llega más lejos –más hacia la superficie de la piel– o sea, sube más arriba.

Distinguir entre las falsas creencias y la realidad es importante cara a evitar los problemas relacionados con el frío que, como todos sabemos, pueden ir desde coger un resfriado hasta la hipotermia o, peor aún, la congelación.

Un grupo de investigación de la Universidad de Rochester, en Nueva York, indica en un estudio cinco cosas muy sencillas que deben tenerse en cuenta.

  • Abrigarse a conciencia no va a evitar el contagio de enfermedades virales. ¿Sabías que hay del orden de 200 gérmenes diferentes que provocan el resfriado común? La ropa de abrigo no va a prevenir el contagio con alguno de ellos.
  • El frío corporal se pierde por la superficie expuesta a la intemperie. En este sentido, si usas un sombrero o un gorro evitarás la pérdida de calor por la cabeza (que también dependerá de si tienes o no mucho pelo) y por tanto es conveniente.
  • Los niños tienen mucha más pérdida de calor por la cabeza que tú: los gorros o capuchas bien abrigadas son más importantes en los más pequeños.
  • Hay diferencias entre hombre y mujeres, en este aspecto. Ellas son más sensibles al frío. El cuerpo de la mujer empieza a conservar el calor antes, cuando la temperatura es de alrededor de 21ºC, y reduce el flujo sanguíneo a las partes más distantes –distales, dicen los médicos– esto es, las manos y los pies. En cambio, el cuerpo masculino empieza a conservar el calor algo más tarde, cuando la temperatura baja a los 19ºC, más o menos. Por eso ellas tienen frío antes que ellos.
  • Vístete por capas, cuando vayas a estar al aire libre haciendo cualquier actividad. Ponerte un abrigo muy grueso encima de una camisa te mantendrá abrigado, pero en el momento que tengas demasiado calor no podrás quitártelo, porque pasarías frío. Usa una camiseta de un tejido adecuado, como el polipropileno, y una chaqueta o jersey intermedio, de punto, que podrás quitarte si tienes demasiado calor. Y remata con una buena capa externa, como un forro polar.