Ventajas e inconvenientes de apuntarse al gimnasio

actividades gimnasio

Apuntarnos al gimnasio es una de las primeras opciones que valoramos cuando queremos empezar a hacer ejercicio. ¿Qué ventajas y qué inconvenientes tiene?

Practicar ejercicio de forma regular tiene multitud de beneficios para la salud: nos ayuda a mantenernos activos, a eliminar el exceso de grasas, a quemar calorías y bajar de peso, a tonificar los músculos, a eliminar toxinas, a controlar el apetito, a mantener una buena calidad del sueño, a eliminar el estrés, a activar la mente, a mejorar nuestro ánimo…

Mantener la actividad es lo importante, pero a la hora de plantearnos cómo hacerlo tenemos diferentes opciones. Una de las más comunes es apuntarnos a un gimnasio. ¿Qué ventajas y qué inconvenientes debemos tener en cuenta antes de decidirnos por esta alternativa?

Ventajas de ir al gimnasio

– Una de las principales dificultades de hacer ejercicio de forma regular es la falta o la pérdida de la motivación. Además del pago de las cuotas, que ya es un motivo que nos impulsa a ir, ejercitarse con otras personas crea una rutina que es más fácil de mantener. Y las buenas oportunidades que nos brinda el gimnasio para crear relaciones sociales aumenta la motivación.

– En el gimnasio suele haber instructores que nos pueden crear rutinas de ejercicio adaptadas a nuestros objetivos y a nuestra condición física. Tenerlas definidas nos hace más fácil seguirlas y mantenerlas.

zumba gimansio

El gimnasio es un lugar preparado para el ejercicio, con multitud de máquinas a nuestra disposición y una gran variedad de actividades dirigidas que pueden complementar las rutinas o simplemente darnos otra opción para hacer ejercicio de forma más divertida.

– Cuando tenemos objetivos muy concretos, los gimnasios ponen a nuestra disposición entrenadores personales que nos dirijan de forma particular, aunque tendremos que pagar un extra.

– En el gimnasio, la gran variedad de máquinas existentes nos permite ejercitar más fácilmente zonas o músculos específicos según nuestra necesidad.

– En caso de emergencia, hay gente que nos puede asistir.

La temperatura en el gimnasio es estable en todas las estaciones del año, así no tenemos que estar pendientes de las épocas donde el clima es más extremo.

– En el gimnasio no estamos tan expuestos a la contaminación ambiental como en la calle cuando hacemos ejercicio al aire libre en las grandes ciudades.

Inconvenientes de ir al gimnasio

– Supone un desembolso económico: el pago de la inscripción y de las cuotas mensuales se debe hacer aunque no vayamos. Y si la matrícula es anual y no la aprovechamos de forma regular, la cantidad de dinero perdido puede ser importante.

– A ciertas horas puede acudir mucha gente, por lo que hay colas para utilizar la maquinaria, el sitio se ve abarrotado, podemos estresarnos y perder la motivación nada más llegar.

Podemos provocarnos alguna lesión al utilizar las máquinas de forma inadecuada: porque no conocemos las instrucciones de uso, porque ponemos demasiado peso o porque forzamos mucho la musculatura…

lesión

– En los gimnasios hay zonas húmedas y suele acumularse mucho el sudor, por lo que hay facilidad de contagio de infecciones (virus, hongos) si no nos lavamos las manos de forma frecuente, si no secamos los aparatos cuando están húmedos, si utilizamos calzado inadecuado o si vamos descalzos por los vestuarios y las duchas.

Al empezar en el gimnasio podemos sentirnos deprimidos si nos comparamos con otras personas con mejor condición física. Dependiendo de la persona y de la claridad y determinación de los objetivos que tenga, puede ser un inconveniente o puede ser algo motivador.

– No es tan agradable estar siempre en el mismo sitio encerrados como hacer ejercicio en la naturaleza o al aire libre, donde los estímulos van cambiando constantemente.

Como vemos, todo tiene su lado positivo y su lado negativo. Así que, antes de decidirnos a inscribirnos en un gimnasio, debemos valorar todos estos aspectos y medir nuestra fuerza de voluntad. De ello dependerá en gran parte nuestro éxito o nuestro fracaso en el intento de mantener una vida más activa y saludable. Hay varias opciones y debemos encontrar la que nos resulte más agradable y motivadora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *