Celebramos 35 años de mutua confianza

A lo largo de los 35 años de existencia de la Mútua, el crecimiento ha sido constante y sostenido a pesar de las dificultades de los últimos años que, como es lógico, nos han afectado. A pesar de dichas dificultades, gracias a la ilusión y la solidez del proyecto, nos hemos consolidado como una de las primeras entidades aseguradoras de Cataluña y una de las mejor valoradas por los médicos.

Sin duda, nuestro futuro solamente puede seguir un camino obvio: hacer lo que sabemos hacer. Es decir, ofrecer un amplio abanico de prestaciones, incluyendo los últimos avances médicos de diagnóstico y tratamiento, aumentar los programas preventivos y garantizar una asistencia de máxima calidad, ágil y personalizada.

Así mismo, creo firmemente que progresar como entidad especializada en salud también implica facilitar servicios complementarios que aumenten el valor de las coberturas, diferenciándonos y desmarcándonos de las demás compañías, ya que sólo así reafirmaremos nuestra personalidad y nuestra propia identidad. En suma, consolidaremos la confianza que nos otorgan ustedes, los mutualistas.

Esta confianza mutua ha posibilitado -y posibilita- que, a lo largo de los años, a pesar de la fortísima competencia, cada día más dura, nuestra vocación de estar siempre a la vanguardia y de ofrecerles siempre lo mejor se mantenga intacta y fortalezca, aún más, los valores de calidad, esfuerzo y buen servicio que compartimos.

En la Mútua estamos enamorados de la vida y de la salud. Como defendemos siempre, vivir y disfrutar de la vida debería ser nuestra máxima preocupación porque, cuando la necesitamos, tenemos la tranquilidad de poder contar con la Mútua siempre. Nuestra gran misión, de hecho, es velar por la tranquilidad y el bienestar de los mutualistas. En estos 35 años, que ahora celebramos, nos hemos ganado un lugar destacado en el sector y, estoy convencido que también, la fidelidad de nuestros asegurados. Y eso no tiene precio.

Pero aquí no acaba nuestro trabajo.

En los últimos años han cambiado los hábitos de consumo, impulsados por los avances tecnológicos, y el comercio electrónico está adquiriendo una velocidad insólita, lo que nos muestra un cambio de ciclo y de mentalidad. Todo ello se refleja en el sector asegurador y, sin duda, marcará el futuro de la entidad. Constituye, por lo tanto, nuestro reto estar preparados, adaptarnos y ofrecer respuestas adecuadas a las nuevas necesidades y, concretamente, a las legítimas demandas de los mutualistas que, por supuesto, se producirán.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *