6 cosas que te pueden pasar si no bebes suficiente agua

agua

Beber poca agua tiene riesgos: desde que te suba la tensión hasta que te baje el metabolismo.

1. Puedes tener problemas de salud

Beber agua no es una garantía, pero está comprobado que si bebes más, disminuye el riesgo de complicaciones serias, como piedras en el riñón (que producen el doloroso cólico nefrítico), cánceres de riñón y colon y ataques cardíacos.

2. Disminuirá tu metabolismo

El doctor Howard Murad escribió en 2010 un libro, The Water Secret (el secreto del agua) basado en un estudio independiente donde explica que el metabolismo basal en reposo (las calorías que se queman en reposo) se acelera cuando el cuerpo está más hidratado.

3. Vas a tener que pensar más para hacer las mismas cosas

Una investigación llevada a cabo en el Instituto de pediatría del King’s College, en Londres, mostró en 2011 que, en el caso de jóvenes deshidratados, el cerebro se contraía en la cabeza. Y cuando se pidió a estos voluntarios que resolvieran un problema, lo resolvieron –tan bien como los hidratados– pero tardaron más en hacerlo. (Beber luego agua devuelve el cerebro a su tamaño normal.)

deporte y agua

4. Vas a comer más

Eso mostró un estudio realizado en 2010 sobre 45 adultos, del Institute for Public Health and Water Research (instituto de salud pública e investigación sobre el agua). Los que bebían dos vasos de agua (de 220 ml) antes de cada comida comían entre 75 y 90 calorías menos. Y a lo largo de tres meses, los bebedores de agua adelgazaron 2,5 kilos más que los que no lo bebían.

5. Se te arrugará más la piel

En el mismo libro citado en el apartado 2, se explica que la investigación halló que el agua da volumen a la piel, rellena las arrugas finas y da más vida a una cara apagada.

6. Estarás en peor forma física

Para un estudio realizado en la Universidad de Tufts, en 2009, los investigadores pidieron a los voluntarios, de ambos sexos, que realizaran entre 60 y 75 minutos de ejercicio intenso. A La mitad de ellos, no se les dio de beber antes de hacerlo y a la otra mitad, sí se les permitió beber. Los miembros del grupo deshidratado se mostraron más fatigados, confusos, irritados, deprimidos y estresados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *