Esos ruidos raros de tu cuerpo… Aquí te los explicamos

risa-ruidos

Todos ellos significan algo: ¡Podrían considerarse mensajes que nos envía el cuerpo!

Todos tienen una explicación científica, sólidamente establecida, para todos esos ruidos (a veces muy embarazosos). Cuando oigas algo que puede ser familiar, pero extraño, es que tu cuerpo quiere decirte algo. Sigue leyendo

Ventajas e inconvenientes de la aspirina

aspirina

La aspirina es probablemente la medicina más famosa de la historia de la farmacología. Sus bondades justifican esta fama y constantemente aparecen nuevas ventajas del popular fármaco. Por ejemplo, en la prevención de enfermedades como el cáncer; o como agente reductor del riesgo de padecer trastornos cardiacos serios. Pero, como en todo fármaco, es importante conocer las ventajas y los inconvenientes. Sigue leyendo

Descubre por qué Mútua General de Catalunya es la mejor opción para la salud de tu familia

Assegurança de salut

El seguro de salud de Mútua General de Catalunya incluye las coberturas más completas y un amplio cuadro facultativo. Consulta la tabla comparativa de coberturas respecto a la competencia y descubre por qué es la mejor opción para la salud de tu familia. Sigue leyendo

¿Cómo podemos evitar el estrés de la vuelta al cole?

la vuelta al coleDespués de las vacaciones de verano, los niños pueden estresarse por el cambio brusco de rutina y porque tienen que retomar responsabilidades. Incorporar poco a poco las costumbres y tenerlo todo preparado para la vuelta al colegio ayudará a evitar problemas que puedan afectar al rendimiento y al ánimo de los pequeños. Sigue leyendo

¡Atención! ¡Grabando! Preparamos nuevas “Cápsulas de Salud”

nous càpsules de salut

Estamos preparando nuevas “Cápsulas de Salud”, doce nuevos vídeos donde los especialistas del Centro Médico Mútua General de Catalunya nos ofrecen información, de forma breve y sencilla, sobre temas de salud de interés general. Sigue leyendo

Por qué te puedes estar despertando por la noche: 13 posibles causas

Insomnio

Y qué puedes hacer para evitarlas

Que uno se despierte a mitad de la noche puede resultarle tremendamente frustrante. A veces los porqués están claros, pero, en todo caso, hay ciertos factores físicos y emocionales, que no son por todos conocidos, que podrían estar causando, o al menos contribuyendo a tu insomnio. Te contamos cuáles son.

1. Tienes ataques de tos, o toses, por la noche

Si te despierta la tos, la causa podría ser que el ácido estomacal, al estar tumbado, sale del estómago y sube por el esófago, llegando a la garganta e irritándola. Este trastorno es extraordinariamente desagradable y se conoce como reflujo, que, como hemos dicho, empeora estando tumbado. Normalmente se presenta un par de horas después de acostarse, aunque puede tardar más. Quienes tienen reflujo durante el día son más proclives a sufrirlo durante la noche. Otros síntomas de este trastorno son acidez de estómago y sabor ácido en la boca.

Qué puedes hacer:

Adelgaza. Los kilos de más, sobre todo en la cintura, pueden provocar este trastorno, al presionar sobre el abdomen y empujar su contenido hacia la garganta. Procura evitar comidas o cenas abundantes seis horas antes de acostarte y prueba a dormir incorporado sobre almohadas.

2. Tienes que ir al cuarto de baño

La vejiga llena puede ser un signo precoz de diabetes tipo 1 o tipo 2, porque el cuerpo libera el exceso de azúcar por la orina. La necesidad de orinar con frecuencia puede también ser síntoma de otros problemas:

  • Fibroides, que son tumores benignos en la pared del útero que pueden hacer que este se engrose y acabar oprimiendo la vejiga.
  • Cistitis, una inflamación de la vejiga debida a una infección.

Insomnio

Qué puedes hacer:

Ante cualquier síntoma de diabetes deberías ir al médico para que te hagan un análisis de sangre. La cistitis se trata con antibióticos, pero de nuevo debe ser el médico quien los recete.

3. Te falta el aire

Podría deberse a una cosa que se llama asma nocturna. ¿Sabías de su existencia? Hay quien lo ha averiguado sólo porque les despierta por la noche. También puede provocar ataques de tos.

Qué puedes hacer:

Los aires acondicionados y el polvo –los ácaros, en realidad- de tus sábanas o tu edredón pueden provocar un ataque. Prueba a cambiar el tipo de ropa de cama, a ver si se soluciona. Si se trata de asma, tu médico podrá recetar un inhalador de larga duración, con corticoides, que te despejará las vías aéreas.

4. Te sientes mareado

¿Algunas noches te despiertas con sensación de mareo? Podría deberse a un trastorno llamado vértigo posicional benigno. Se produce, generalmente tras una infección o una inflamación de oído, cuando fragmentos microscópicos de residuos se desprenden en el oído interno y entran en algún canal del oído medio, provocando señales de equilibrio anómalas, que finalmente producen mareos.

Qué puedes hacer:

Te puede ayudar dormir boca arriba,  con dos almohadas, y así estabilizarás la posición de la cabeza. Si te despiertas mareado, prueba a ponerte una luz mortecina cerca de la cama y mantén los ojos abiertos; de este modo, lo que veas contribuirá a corregir los mensajes erróneos que el oído está enviando al cerebro. Fija la atención unos minutos en algún objeto y las señales confusas desaparecerán, eliminando la sensación de mareo.

Si persiste el trastorno, acude a un otorrino, que podría tratarte con la maniobra de Epley, que es una serie de movimientos de la cabeza del paciente, alternativamente tumbado y sentado, hechos lentamente y siguiendo una secuencia establecida.

mareo

5. Te duele la espalda

¿Duermes con demasiadas almohadas? Esto puede causar tensión en la parta baja de la espalda. La mejor postura para dormir es boca arriba, con una almohada en el cuello y otra bajo las rodillas.

Qué puedes hacer:

Puede tratarse de tu colchón: quizá sea demasiado duro o demasiado blando. Si pruebas uno nuevo, comprueba que, tumbado, puedes meter la mano en el hueco entre la columna vertebral y el colchón. Si el hueco es muy grande, es demasiado duro. Si, por el contrario, no puedes sacar los dedos con facilidad, es que es demasiado blando.

6. Pasas demasiado calor

Los sudores o sofocos nocturnos son un signo habitual de menopausia, pero pueden estar causados también porque has bebido demasiado; incluso pueden ser un efecto secundario de fármacos anti-depresivos, si los estás tomando. En algunos raros casos, los sudores nocturnos pueden revelar una infección, o enfermedades como endocarditis (inflamación de las válvulas cardiacas) y linfoma, un tipo de cáncer de la sangre. Todos ellos causarían también sudores diurnos, pero los notarías más de noche.

Qué puedes hacer:

Si esto te sucede con cierta frecuencia –por ejemplo algunas veces por semana– tu médico de familia debe investigarlo, por lo que tienes que dirigirte a él. Existen tratamientos alternativos naturales para la menopausia y tu médico de familia o tu ginecólogo podrán orientarte en este sentido.

7. Te sientes confuso

Si nos despertamos por cualquier causa durante una fase de sueño profundo podemos pasar por ese tipo de confusión, en el que aun siendo capaces de hablar o de levantarnos, en realidad no estamos despiertos del todo. Esto también puede pasar durante la transición de una fase de sueño profundo a otra de sueño más ligero. También puede tratarse de apneas obstructivas, un trastorno por el que la respiración se detiene durante períodos variables de tiempo, durante la noche.

Qué puedes hacer:

Adelgazar, dejar de fumar y evitar el alcohol pueden ayudarte con el trastorno.

enfermo

8. Te duele la cabeza

La causa podría ser simplemente que estas parcialmente deshidratado, pero si todas las noches te despierta un dolor de cabeza, se podría tratar de lo que se llama cefalea en racimos, que causa un dolor punzante, normalmente detrás del ojo y de duraciçon variable, entre media hora y tres horas. Puede ir acompañado de taponamiento de nariz y enrojecimiento de ojos.

Qué puedes hacer:

Debes ir al médico, porque probablemente los analgésicos de que puedes disponer sin receta en la farmacia no van a bastar. Tu médico podrá recetar algo más potente para quitarte el dolor. Te podría recomendar tener oxígeno a mano, pues parece que respirarlo puro sirve de ayuda.

9. Tienes dolor de piernas

¿Estás tomando estatinas –las medicinas para bajar el colesterol? A veces provocan espasmos musculares repentinos en las pantorrillas, los muslos o los pies; pero bajo ningún concepto debes dejar de tomarlas sin hablar antes con tu médico: deberá ser él quien haga cualquier cambio en tu medicación.

Qué puedes hacer:

Prueba a darte un baño caliente antes de irte a la cama: lo recomiendan muchos fisioterapeutas, pues relaja los músculos. Si haces ejercicio, bebe mucha agua, y evitarás las pérdidas de los minerales necesarios para los músculos. Puede ayudarte también estirar los gemelos –las pantorrillas– antes de acostarte.

10. Te despierta el hambre

Hay muchas razones para que esto suceda. Hay varios trastornos, como el estrés o un estado depresivo, que pueden provocar el síndrome del “comedor nocturno”.

Probablemente te podrían ayudar los antidepresivos, y quizá debas plantearte comer siempre a las mismas horas. Despertarse con hambre puede indocar hipotiroidismo, que la falta de la hormona tiroxina, que disminuye el metabolismo y dificulta al cuerpo mantener los niveles adecuados de azúcar. Su diagnóstico se hace mediante un análisis de sangre y se trata con una medicina, la levotiroxina, que repone la hormona.

También podrías tener episodios de hipoglucemia, la bajada del nivel de azúcar en sangre (que no necesariamente se produce en los diabéticos). Normalmente se producen por un aumento del nivel de azúcar en sangre seguido de una rápida caída. Los dulces, o un exceso de alcohol lo pueden provocar.

insomnio

Qué puedes hacer:

Sigue una dieta equilibrada y, si sigue sucediéndote, acude a tu médico de familia.

11. Te duele la boca

Puede estar causado por pulpitis, una inflamación de la pulpa, que es la parte interna de las encías, que protege el nervio dental. Se nota especialmente por la noche, puesto que, estando tumbado, sube en cierto punto la presión en la cabeza y la nuca, agravándolo. También podría deberse a que rechinas los dientes durante el sueño, un trastorno conocido como bruxismo.

Qué puedes hacer:

Ve al dentista lo antes posible. La pulpitis, detectada a tiempo se trata sin problemas. Si la causa es que rechinas los dientes, una férula (un aparato que separa los dientes de arriba de los de abajo) lo solucionará.

Se piensa que el 70% de los casos de bruxismo se deben al estrés, de modo que te podrán ayudar hacer ejercicios de respiración y darte un buen baño relajante al irte a la cama.

12. Estás deprimido, o muy tenso

El estrés, como cualquier preocupación, puede despertarte por la noche. Si estás alterado, se incrementa al nivel de excitación, incluso cuando estamos dormidos. Esto provoca que seamos más vulnerables a otros factores que en condiciones normales no serían capaces de despertarnos: algún ruido nocturno, por ejemplo. Y, por supuesto, despertarte con el ánimo por los suelos es un signo muy claro de que estás deprimido.

Qué puedes hacer:

bebiendo

Que tu dormitorio esté totalmente oscuro al apagar la luz, y más bien fresco, como a 16ºC. También ten en cuenta que tanto el ejercicio como la meditación pueden aliviar las preocupaciones y el estrés. Si estás pasando por un estado depresivo, es importante que vayas al médico, un psicólogo o un psiquiatra, que sabrán recomendarte lo más conveniente.

13. Te despierta la sed

Podrías ser diabético, que es una enfermedad mucho más frecuente de lo que se piensa. Consiste en la elevación excesiva del azúcar en la sangre; el cuerpo necesita deshacerse de ese exceso por la orina y tanto ir al cuarto de baño puede causar una deshidratación parcial, lo que produce la sed. Otros síntomas son adelgazamiento, visión borrosa y demasiadas visitas al cuarto de baño, particularmente por la noche.

Qué puedes hacer:

Ve a tu médico, que pedirá un análisis de sangre que podrá determinar si se trata o no de diabetes sin diagnosticar.